El sueño de Máximo se hizo realidad

Máximo Gómez Hidalgo cursa tercero básico en el colegio San Lorenzo de La Cantera, tiene 8 años, y un día decidió invitar al alcalde Marcelo Pereira para que conociera el establecimiento que lo educa.

Para ello ideó un plan en donde conversó con su círculo cercano, sus amigos, familia, profesores y dirección del colegio, quienes lo apoyaron para que redactara una carta y se la entregara, esperando que algún día esta visita apareciera en la agenda de la máxima autoridad comunal, lo que sucedió el martes 6 de agosto.

Entusiasmado con la confirmación, preparó un recorrido por todos los rincones del colegio. Pereira debía llevarse la mejor impresión del lugar donde está gran parte del día, donde logró generar lazos, donde lo entienden, contienen y le enseñan. Fue así como pasaron por salas, oficinas, patio, canchas y gimnasio, se notaba el orgullo de todos por lo logrado en estos 16 años que tiene el establecimiento.

Máximo es autista y como para la mayoría de quienes viven con el trastorno del espectro autista (TEA), la vida no ha sido fácil, debiendo lidiar con distintas situaciones y con la incomprensión de una parte de la sociedad que aún no visualiza lo que esto significa. El TEA es una condición neurobiológica que causa restricciones en el desarrollo, manifestándose principalmente en la conducta social y en el funcionamiento adaptativo, pero también en la cognición y aprendizaje, lo que impacta significativamente en el bienestar personal y familiar.

Es por ello que la visita del alcalde Pereira toma mayor relevancia, porque por una parte Máximo demuestra la notable voluntad que tiene por superarse y reafirma el compromiso de la actual gestión edilicia con los temas de inclusión, donde una de las obras más importantes que se concretarán en este sentido se refiere al Centro de Atención Integral para Niñas y Niños con Autismo, proyecto que busca entregar acompañamiento, asesorías y terapias con profesionales, entre otras cosas, facilitando el diario vivir de las familias que tienen integrantes con esta condición.

Luego del recorrido, la convivencia, los reconocimientos y la significativa obra de teatro que habla de la diversidad, Máximo respiró tranquilo y se mostró satisfecho por la misión cumplida. Ya más relajado no ocultó su aspiración de ser alcalde y de nombrar a su hermano Emilio como jefe de gabinete, expresando que cuando esté en el cargo seguirá apoyando distintas iniciativas que beneficien a los niños y niñas de la comuna.

Máximo Gómez no ocultó su alegría por la visita de la máxima autoridad comunal a su colegio. “Todo empezó en el Día del Autismo, ahí se nos ocurrió invitar al alcalde junto a mi mamá y otras personas, y un día lo hicimos y lo empezamos a buscar hasta que lo encontré y le entregué la carta, y ahora el señor alcalde está acá. Estoy feliz porque pudo venir a nuestro colegio y también tengo que agradecer a don Marco y la tía Soledad porque sin ellos no podría haber hecho nada de esto”.

Para el alcalde Marcelo Pereira, estas acciones son relevantes porque permiten que un niño de la comuna pueda hacer realidad sus sueños. “Máximo fue un tremendo anfitrión, nos mostró todas las dependencias del colegio junto a su hermano y donde disfrutamos con muchos apoderados y me pude dar cuenta que en el colegio San Lorenzo se vive una familia donde todos están muy preocupados de la formación y educación de los alumnos. Aquí podemos ver que la inclusión se hace realidad por lo que me voy tremendamente feliz y emocionado, donde quedamos de hacer algunos proyectos conjuntos que estoy seguro que vamos a concretar. Hemos dado una gran lucha por la inclusión, por avanzar en nuestro Coquimbo Puerto Lindo y creo que a nivel estamos liderando esta materia”.

María Hidalgo, mamá de Máximo, no pudo ocultar su emoción por lo que se vivió durante la jornada. “Ser madre de un niño con autismo, con TEA, es una tarea difícil a lo largo de su desarrollo, pero para mi ha sido un poco más fácil porque cuento con este colegio. El apoyo en cuanto al Programa de Integración Escolar es fundamental, la calidad humana de los docentes partiendo por su sostenedora Soledad Aracena es muy importante, que ayudaron a que todo esto fuera posible, lo que se concretó gracias a la promesa del alcalde Marcelo Pereira, que cumplió y vino”.

El profesor jefe de Máximo, José Pastenes, dijo que en el colegio San Lorenzo se vive la integración. “Él está desde pre Kínder acá y su relación con el Programa de Integración Escolar es desde ese momento, el PIE ha fortalecido su desarrollo psicosocial y también en el aula regular hemos desarrollado también las habilidades de lenguaje, matemáticas y otras, que le han servido para potenciarse y para trabajar con sus compañeros. La visita del alcalde es un respaldo tremendo al trabajo colaborativo que tenemos con el Programa de Integración, especialmente porque es un trabajo de años, Máximo es uno de los estudiantes que este Programa ha sacado adelante, donde hay muchos chicos que ya han egresado de nuestro establecimiento con las bases para desenvolverse en forma autónoma y también como buenas personas”.

Las señales dadas por el Municipio en temas de integración son varias, a los hitos comunicacionales de teñir de azul la Cruz del Tercer Milenio para conmemorar el Día Mundial del Autismo se suman otras iniciativas relevantes como fueron asumir la administración de la Residencia Oscar Pereira que se preocupa y atiende a niños, niñas y adolescentes que sufren graves vulneraciones de derechos y, a su vez, presentan discapacidad severa o profunda, una completa página web inclusiva, playas adaptadas con sillas especiales, La Quequería de Tongoy, capacitación a funcionarios en lengua de señas o la Estrategia de Desarrollo Local Inclusivo, entre muchas otras.

Fuente: El sueño de Máximo se hizo realidad