Molestia en Coquimbo por presencia de perros vagos en las playas

El considerable aumento de la población canina en situación de calle que deambula por la ciudad de Coquimbo es evidente. En especial desde la zona centro hasta la Avenida Costanera, donde la convivencia de los porteños y veraneantes con el gran número de perros es compleja, ocasionando una serie de incidentes y críticas hacia la labor que realiza el municipio y el gobierno para abordar esta problemática.

Pero claramente el tema debe apuntar hacia la tenencia responsable de las mascotas, y la revisión de las ordenanzas municipales y programas gubernamentalesde control para la población canina. Las administraciones comunales y sus respectivos departamentos hoy solo están facultadas para retirar perros en condición de vagancia y en malas condiciones de salud, para luego darles tratamiento en un lugar habilitado (Canil) y devolverlos al lugar donde fueron hallados. 

Al recorrer la tradicional playa Changa de Coquimbo y verificar la convivencia diaria de los bañistas con una gran población de perros vagos, el malestar es evidente. “Considero que el aumento de los perros en los lugares públicos de Coquimbo está fuera de control. Acá en la playa la gente debe estar preocupada de no ser mordida por ellos y derechamente convivir con malos olores y hasta con sus fecas. Se deben tomar medidas acá, pero en La Serena pasa lo mismo; es un problema para todos”, consignó a diario El Día Carla Sepúlveda, quien disfrutaba a orilla del mar con sus hijos.

Similar opinión tuvo Pablo Castillo, veraneante oriundo de la V región, quien aseguró que el alto número de perros en situación calle es un tema a nivel país. “Falta que se legisle sobre la tenencia responsable. No es posible que hasta las playas estén repletas de perros; no puedes correr o jugar con los niños, ya que temes ser mordido; pero esto pasa por la irresponsabilidad de todos con las mascotas”, dijo a diario El Día. 

Municipio 

Quienes realizan la labor para controlar en parte la creciente población canina en la comuna puerto es el municipio, por medio del centro de protección canino. Al respecto, Roberto Hernández, coordinador de este departamento, detalló que “sólo se nos permite contar con un programa de control de natalidad de perros sin dueño aparente y que circulen por la vía pública. Aquí podemos retirar a los animales que presenten enfermedades para darles tratamiento, y esto deja en claro que el canil funciona como clínica y no como una perrera. Se insta a la tenencia responsable de mascotas”, enfatizó.     

Fuente: diarioeldia.cl