Acusan incompetencia de fiscalía local en causa de envenenamiento de perros

Mediante un documento, firmado por el abogado Alberto Cortés Nieme, en representación de la causa en la que representa a la propietaria de una mascota que resultó fallecida lluego de consumir en el centro de Ovalle -Agosto 2015- una tóxica sustancia que cobró la vida de otros tantos canes, se solicita a la fiscalía regional de Coquimbo, se de cumplimiento a las “diligencias ordenadas por el juzgado del crimen de Garantía en la resolución de fecha 27 de agosto de 2015”, establece el documento.

Lo anterior, bajo la premisa de que la fiscalía de Ovalle, en los noventa días que se fijaron para la investigación de la querella, ha actuado de manera “incompetente” y “negligente”, pues se señaa que “ni siquiera se ha procedido a tomar declaración a los testigos del asunto; ni se ha tomado conocimiento de medidas preventivas al respecto”.

Esto último, pues se argumenta que la diseminación indiscriminada de cebos envenenados en las calles de la ciudad, simboliza un grave riesgo para las personas, sin considerar la crueldad en la que se incurre al matar a un can de esa manera.

En aspectos legales, se señala en el escrito, que esta falta de diligencia profesional, “no hace sino ratificar lo erroneo de la actual legislación procesal penal de dejar entregada la investigación de los delitos a personas extrañas-fiscales- cuya competencia profesional no ha sido acreditada; en discordancia al regimen procesal penal anterior, en el que el Juzgado del Crimen dirigia la investigación penal sometiendo a los delincuentes en concordancia con la policia y los querellantes”.

A momentos de presentar la querella ante el tribunal de Garantía de Ovalle el 27 de agosto pasado, el abogado señaló a El Ovallino, que los antecedentes fundantes se originaron los días 20 y 21 de agosto, “ se generó en la comuna de Ovalle, aparentemente, una diseminación o propagación de cebos envenados con un producto tóxico, motivo por el cual la mascota canina de mi clienta al estar paseando por la plaza ingirió este cebo de carácter gelatinoso, y posteriormente tuvo una serie de efectos, convulsiones, que lo llevaron al fallecimiento. Averiguando las circunstancias, se constató que este hecho había sido de mayor gravedad y había afectado a un sinnúmero de mascotas en el centro de Ovalle, constatándose que en la mañana del dia viernes 21 aparecieron muertos y con signos claros de envenenamiento una serie de animales en distintas calles”.

En materia legal explicó que hay dos delitos graves, “uno es la diseminación de propagación de sustancias tóxicas que tiene una pena de cerca de cinco años, y la pena de crueldad con animales que tiene una pena de tres años, que se aumentó con la y 20.380 en los años anteriores (…). Paola Rojas, quien fue afectada en uno de sus animales es víctima directa de ambos delitos y solicita que se investigue, se encuentre a los culpables, y se les castigue”, puntualizó agradeciendo la disponibilidad de testigos que se ofrecieron a declarar por lo ocurrido.
 

Imagen Principal: 
[node-title]

Fuente: diarioeldia.cl