Despenalización del Aborto Terapéutico: La Inicitiva que complica a la Nueva Mayoría

 
Retraso en su discusión en el Congreso, cruce de temas valóricos y sanitarios y una coalición de Gobierno dividida son las principales trabas que no permiten que esta proyecto pueda ver la luz

A fines de enero la Presidenta Michelle Bachelet firmó el proyecto que busca despenalizar el aborto terapéutico por tres causales. Una iniciativa que establece opciones para las  mujeres de nuestro país, respecto a poner término a su embarazo en situaciones complejas y no aumentar dificultades e incluso criminalizarlas por una acción que esta relacionada con sus derechos.

En la ceremonia de firma de envío del proyecto al Congreso, la propia Presidenta Michelle Bachelet, explicaba que esta situación y discusión debía enfrentarse “como un país maduro”. Agregaba que no se trata de estar en contra de la vida de quien está por nacer, “pero cuando está en riesgo la vida de una madre, o la vida que se gesta es inviable o fruto de la violencia sexual se ponen en tensión los principios éticos, derechos y criterios de humanidad que están en juego”. Es por ello que el Estado, que es garante de los derechos de las personas debe proporcionar condiciones  “en las cuales esta decisión pueda tomarse para favorecer el despliegue de la vida humana en su más amplio sentido. Sin embargo la normativa vigente sobre interrupción del embarazo que lo prohíbe sin excepciones no responde al trato digno que el Estado de Chile debe otorgar a sus ciudadanas en estas situaciones”, indicaba Bachelet en su discurso.

La Mandataria hizo también un llamado a los legisladores a fortalecer el diálogo y traspasar las ideologías políticas “Sé que la ciudadanía seguirá de cerca los debates y juzgará la altura de miras del mismo. Pido que el trabajo legislativo sea encarado con actitud de diálogo, sobre la base del respeto mutuo y la tolerancia”.

 

POSTURAS DIVIDIDAS.  Es que al hablar de aborto,  incluso cuando se trata por cuestiones de riesgo de vida o sanitarias, de inmediato surge el debate y cuestionamientos a quienes consideran la posibilidad de sólo discutir el tema.

La iniciativa considera la despenalización del aborto terapéutico por tres causales: si está en riesgo de vida la madre, inviabilidad del feto y violación. Un proyecto que  cuenta con el apoyo mayoritario de los parlamentarios oficialistas, pero con algunas  diferencias, especialmente  en la cantidad de semanas de gestación límite para abortar  , si el embarazo se produce por un acto sexual no consentido, 12 para mayores de 14 años y 18 para las menores de esa edad.

Es aquí donde surgen las dudas para los legisladores de la Democracia Cristiana, quienes  quieren reducir las semanas para optar al aborto y la obligatoriedad en la denuncia al agresor. Es por ello que tras el envío de una carta al Ejecutivo y con el apoyo del Ministro del Interior Jorge Burgos (DC), lograron suspender  la discusión en general del proyecto en la Comisión de Salud del Congreso a comienzos de julio para hoy martes 04 de agosto y también, que en la iniciativa se consideraran sus indicaciones.

Matías Walker diputado por el Octavo Distrito señala que a las 18 semanas “el feto tiene un nivel de desarrollo importante y ya a partir de las 14 semanas puede percibir el dolor. Para mí ese es un elemento de juicio importante para lo efectos de no convertir  un hecho que debe ser ilícito en un hecho lícito”.

Sin embargo agrega que entiende que toda mujer que sufre una violación   y decide interrumpir su embarazo, no debe ir ala cárcel, “porque tiene que aplicarse un principio propio del humanismo cristiano  que es la compasión, pero hay fórmulas penales para evitar  que esa mujer vaya a la cárcel que no impliquen la legalización  de todo el procedimiento sobretodo ante el equipo médico”. 

 

COMPLICACIONES PARA LA NUEVA MAYORÍA. Para el diputado Raúl Saldívar, la discusión de este proyecto no significa la división  de la Nueva Mayoría. Aclara que siempre existen diferencias  en temas valóricos entre los diversos partidos de la coalición debido a las posiciones laicas y cristianas, por lo cual esto no es una sorpresa.

Asegura que existe un compromiso de  los partidos de apoyar el programa de la Presidenta Michelle Bachelet “como trabajo con la ciudadanía una vez asumiendo y se conversó políticamente muchas veces, por lo tanto no deben existir diferencias en las comisiones o en la sala.  Todos los problemas políticos deben ser analizados entre los partidos y el Gobierno y llegar resueltas ala comisión”.

Mientras  Matías Walker señala que  en la situación que una parte de los miembros de la Democracia Cristiana no apruebe en particular la causal de violación, no significa un quiebre de la Nueva Mayoría, porque la propia Presidenta señaló que es tema de conciencia.  “Por lo mismo el propio proyecto contempla las tres causales por separado para que cada uno de los parlamentarios puedan  pronunciarse en su mérito en cada una de ellas”.

Para la senadora Adriana Muñoz es preocupante que se siga suspendiendo la votación de este proyecto en general, “porque se trata solamente de aprobar las ideas matrices”, luego se pueden analizar cada una y generar indicaciones.

Entiende las diferencias de la  Democracia Cristiana, que incluso se dan internamente en el partido,  pero que se debe dar  una señala de coherencia al Programa de Michelle Bachelet que el PDC suscribió al apoyarla  en su campaña.

“Yo espero que  las distintas visiones  se planteen  y se pueda aprobar en general y de ahí en adelante abrir observaciones, porque estamos  esperando hace 25 años esta tramitación”.

Agrega  que son estas visiones diversas que han existido siempre, desde que eran Concertación, respecto a este tema las que no han permitido legislar”. “Yo presente un primer proyecto en el año 90 ó 91, pero siempre  ha sido un tema que complica, porque podríamos aprobarlo con voto de mayoría. Creo que hay dificultades y es lamentable porque más del 70% de la ciudadanía chilena, según las encuestas, está de acuerdo en legislar”.

Muñoz recuerda que fue en el gobierno de Eduardo Frei Montalva (DC),  que se planteó un programa de anticoncepción “muy poderoso  que vino a enfrentar las altas de abortos clandestinos y el aborto terapéutico estaba vigente”.

Es por ello que espera que la democracia Cristiana supere las dificultades y se ponga de acuerdo para que la Nueva Mayoría logre sacar adelante la  legislación. 

El senador Jorge Pizarro , presidente del Partido Demócrata Cristiano, señala que votará a favor por las tres causales y espera que se apruebe la idea de legislar en general en la Comisión de Salud. “Lo que hacemos nosotros como partido es darle a cada uno de nuestros parlamentarios los elementos de juicio para que cada uno vote en conciencia”.

 

BUSCAR OTRAS MEDIDAS. Un proyecto que demuestra irresponsabilidad del gobierno y los parlamentarios califica esta iniciativa el diputado Sergio Gahona (UDI). Para el parlamentario “si se cree  en el derecho a la vida y entiende que es desde la concepción hasta la muerte, no puede tener dobleces”., por ello votará en contra.

Asegura que no sólo tiene relación con posturas religiosas  o ideológicas, sino que se trata de no estar a favor de la muerte. “Por qué vas a privar aun ser  que está por nacer, aunque sea inviable o dure  cuatro , cinco horas o dos meses o  incluso puede superar el problema. Acaso estamos en un proceso de selección in utero de los humanos que sirven  y los que no. Ese es un tema  que hay que pensar y no puede hablarse de aborto en ninguno de los tres casos”.

El parlamentario, de profesión matrón,  señala que por ejemplo en el caso de la violación que es una “situación dramática y un delito” no puede ser castigado con otro hecho  trágico . Señala que en estas tres situaciones se debe acompañar a la  mujer a superar las dificultades, también se debe trabajar en mejorar los mecanismos de adopción y otros procesos, pero no llegar a terminar anticipadamente con la vida de una persona.

El diputado Walker critica  que el proyecto de despenalización del aborto en estas tres causales específicas , no se hace cargo del acompañamiento  del Estado a las mujeres “en circunstancias tan dramáticas como éstas, que le permitan optar  por continuar con su embarazo. EL gobierno entendió esta razón que le explicó la Democracia Cristiana y será implementada”

El senador Pizarro destaca que el Gobierno haya decidido escuchar al partido e  incluir este acompañamiento integral alas madres e un tema que para el parlamentario no sólo es sensible para la Nueva Mayoría, sino que para toda la ciudadanía. “La Democracia Cristiana siempre está por la vida, estamos en contra del aborto, pero entendemos que hay que considerarlas como situaciones de excepción para despenalizar el aborto”. Espera que el mismo debate se de en las otras bancadas para que al momento de votar el proyecto cada parlamentario lo haga de acuerdo a “su convicción”.

Fuente: diarioeldia.cl