Edgardo González: “El funcionamiento del CDT aumentará la dotación de funcionarios”

 
El profesional asegura que con la instalación del nuevo recinto hospitalario mejorarán las atenciones de los pacientes. Sin embargo, descarta la creación del Centro Oncológico en dicho lugar, asegurando que se debe estudiar su ubicación en otro punto de la región.

Conocidas son las críticas de la población por el mal sistema de salud presente en Chile. A nivel regional, el Hospital San Juan de Dios de La Serena, es uno de los recintos hospitalarios más antiguos de la Región de Coquimbo, su fachada colonial revelan la data de los años, construcción edificada en los año 50’ y que actualmente no cuenta con importantes cambios.

No obstante, basados en la necesidad de dar un buen servicio a los pacientes y abrirse a las atenciones que hoy no pueden hacer, por falta de espacio, este año el Centro de Diagnóstico y Tratamiento (CDT), ubicado en la ex cárcel, entrará en licitación para finalizar la construcción el 2019. Una vez concretado, comenzarán con las obras de remodelación del recinto hospitalario desplazado en calle Juan de Dios Peni con Larraín Alcalde.

Pero el Hospital de La Serena no sólo se ha visto perjudicado de la infraestructura de la cual carecen, sino que también del déficit de funcionarios, una de las principales demandas que llevó a la Federación Nacional de Trabajadores de la Salud, Fenats, a encabezar una movilización que duró 23 días. A la fecha, el ambiente está más tranquilo y el director del establecimiento hospitalario, Edgardo González, trabaja a toda marcha por dar solución a las atenciones que no se efectuaron durante ese periodo. Situación que pretende cubrir en un tiempo récord.

¿Cuánto tiempo tardarán en recalendarizar las atenciones de los pacientes?
“Una paralización de 23 días sin dudas que genera efectos en las prestaciones, por lo que estamos reagendando las cirugías, especialidades en la parte de consultas, prestaciones odontológicas y las atenciones de consultorios. En esta reprogramación, aumentando la oferta de pabellones y de horarios en las tardes, pensamos que en las atenciones quirúrgicas tardaremos dos meses en dar soluciones; mientras que las consultas médicas van a tomar un tiempo mayor, entre tres a cuatro meses, porque tenemos que seguir atendiendo la demanda espontánea y los controles bajo los mismos recursos. Esto nos lleva a priorizar y aumentar la oferta dando más horas a los pacientes”. 

Una de las demandas exigidas por la Fenats fue el aumento de funcionarios, ¿Qué pasará con ello?
“En términos de dotación de recursos humanos, nuestro horizonte más próximo tiene que ver con la normalización. Su primera etapa es el CDT y éste debe venir con la expansión de cargos. El tema de los honorarios es una señal clara del déficit que tiene el personal de este hospital, el cual aún no está normalizado. Al no tener expansiones de plantas significativas, se tiene que empezar a contratar a honorarios suma alzada, que ha sido la vía más usada en los últimos años; hasta que lleguemos a una etapa de enumeración que venga con los recursos necesarios. Lo que tenemos más certeza, es el funcionamiento del Centro de Diagnóstico y Tratamiento donde se aumentará la dotación de personal y se normalizará la planta”.

Se espera que el 2019 el CDT esté listo, sin embargo ¿el hospital tiene la capacidad para recibir a los más de 300 funcionarios que faltan?
“Sin duda, la estructura antigua que posee el hospital, no responde a los estándares con que se construyen, actualmente, los establecimientos en Chile. De hecho, nosotros tenemos una realidad de 50m2 por cama y los hospitales modernos en el país, responden a 137m2 por cama, entonces hay una diferencia que tiene que subsanarse con la construcción del área de hospitalización nueva, que es una etapa del proyecto de normalización que viene más adelante. Ahora, instalar a 300 funcionarios en este recinto claramente ayuda a mejorar el trabajo y las necesitamos, pero es difícil y las vamos a tener cuando tengamos las dependencias físicas disponibles para ello”.

¿Por qué ha tardado la construcción del CDT en La Serena?
“Los proyectos en el sector público responden a una serie de requerimientos formales que tienen que ver con las demandas y la factibilidad de los mismos, en una cartera de proyecto donde hay muchas necesidades en el país. Efectivamente, el CDT tiene larga historia y partió con la obtención del terreno para su construcción, en el que participó activamente la comunidad, para luego iniciar una etapa de generar el proyecto. Todo eso se ha trabajado en el tiempo y la administración central le pone prioridad a los proyectos, ve la realidad de la Hacienda anual y el resultado, es que el plan está ingresado al Ministerio de Desarrollo Social y cuenta con la decisión del Gobierno para que parta la licitación y la ejecución durante este año”.

El CDT ¿De qué forma descongestionará los servicios presentes en el hospital?
“El CDT es una parte del hospital y nuestras prestaciones ambulatorias funcionan en 3000 m2 y pasamos a un estándar de 22.000m2, con ello habrá mejores dependencias, mejores tecnologías y estarán los recursos humanos adecuados para la atención de pacientes. Este CDT va a tener 115 box de atención de 40 que tenemos actualmente, tendrá 45 salas de procedimientos de alrededor de 10 que tenemos ahora, va a tener 6 pabellones de cirugías ambulatorias y 20 unidades para diálisis que actualmente no tenemos. La oferta y la prestación de servicios crecen considerablemente acompañada de tecnología, el edificio tendrá una distribución que permitirá separar bien las áreas de consultas con las de tratamiento y la comunidad podrá ver como preservamos la construcción patrimonial de la ex cárcel”. 

Muchas personas, en su mayoría pacientes y familiares, solicitan un Centro Oncológico en la región, ¿Se concretarán este proyecto?
“La patología oncológica ocupa un alto lugar en lo que es morbilidad y mortalidad en nuestra región, el Hospital de La Serena hace año que lo definió como un polo de desarrollo y ha dado respuesta de ello a través del aumento de horas de médicos oncólogos y de cuidados paliativos, y a su vez la oferta en quimioterapia y cirugía oncológica. En algún momento, con el crecimiento de la población y las incidencias de casos debería llegar esa tecnología acá pero en estos momentos no está considerado incluir servicios o unidades oncológicas en el CDT, ya que es un espacio optimizado para la cantidad de prestaciones que vamos a dar, pero no significa que no se pueda hacer en otro lugar, eso hay que evaluarlo”. 

¿Qué necesita el hospital para su oportuna normalización?
“La forma de crecer de manera importante en déficit de recurso humano es entrar en etapas de normalización. Como hospital nos corresponde la necesidad de reponer el recinto construido en los años 50’ generando el Estudio Preinversional Hospitalaria que es la primera fase formal para un proyecto de hospital nuevo, cuando se termine de construir el CDT en cuatro años más, la primera línea de demolición del recinto va hacer en Peni con Larraín Alcalde, donde se ubica el actual consultorio, ese sitio debería estar destinado a la nueva torre de hospitalización, donde no tendríamos la limitación de altura. En el caso del edificio antiguo, todo el frontis se mantiene como recinto patrimonial pero el interior se integra funcionalmente al espacio nuevo. No hay que olvidar que esto responde a las prioridades de inversión que dicte la administración de turno y en términos lineales, si no pasara nada grave en el país, se espera que el 2024 finalicemos con todas las obras”.  

Ver vídeo:

https://youtu.be/DiduS0QI9eU

Imagen Principal: 
[node-title]

Fuente: diarioeldia.cl