Felipe Kast: “En vez de tener un Gobierno en sintonía con la ciudadanía, tenemos un Gobierno ideológico”

 
El diputado, que espera convocar a los “huérfanos políticos”, hace una dura crítica a la Nueva Mayoría y al Gobierno que dan la espalda a la ciudadanía.

Con la escrituras ingresadas en el Servel y esperando que prontamente sean declarados como un partido político, uno de los fundadores de Evolución Política, Felipe Kast , visitó la Región de Coquimbo con el fin de convocar a los chilenos que se sienten “huérfanos políticamente.
Se definen como un movimiento con vocación social, cuestión que nace cuando trabajaban en un Techo para Chile, espera construir alianzas y puentes no sólo con la Oposición, sino que también con la Nueva Mayoría.
¿Qué ofrece Evópoli a estos huérfanos políticos que los diferencie de los otros partidos de la Alianza?
“Tenemos tres grandes diferencias con la mirada más tradicional de la derecha. Primero somos un movimiento reformista y cuando vemos problemas en la sociedad queremos solucionarlos, enfrentar los problemas de frente con buenas políticas públicas y no improvisando como hace la Nueva Mayoría. Segundo, somos un movimiento que valora la diversidad y no creemos que haya una sola forma de vivir la vida y la derecha tradicional ha tenido una mirada muy conservadora en esta materia. Por último, vemos al Estado, bien diseñado, como un aliado de la sociedad y no tenemos problemas en discutir que en ciertas materias necesitamos la acción del Estado para asegurarse que no existan colusiones o la cancha pareja en la educación, por ejemplo, y no como una caja pagadora de favores políticos”.
En ese sentido cómo cree que el Gobierno debe enfrentar la crisis política presente para avanzar en otras temáticas como educación, salud y empleo.
“Lo primero que deben hacer es terminar con la política de negación que tenemos. El gran problema no ha sido las irregularidades que se han cometido, sino que principalmente la negación de esas irregularidades. Recuerdo que cuando la UDI pidió perdón hace dos meses atrás y sacaron al presidente del partido, nosotros como Evopoli fuimos críticos porque pensamos que era insuficiente, pero ahora vemos que en la Democracia Cristiana , su presidente, no renuncia y tampoco pide perdón. La política de la negación es lo que tiene en el suelo a los políticos. Asumiendo los errores se puede pasar a la página siguiente”.
Tal como se criticaba al Gobierno de Piñera la existencia de letra chica en los proyectos de ley, esto se repite en el de Michelle Bachelet.
“Claro, pero ahora el problema es que no es letra chica es letra grande, porque tal como nos dicen que habrá gratuidad en la educación universitaria, ahora INACAP o AIEP no entran y tampoco las universidades del Consejo de Rectores, se nos dijo que eibamos a tener limite a la reelección y no es así. Se nos dice que vamos a tener una potente ley de descentralización y es sólo un maquillaje, porque el intendente no tendrá poder. El problema es que cuando uno se llena de promesas que uno no puede cumplir, la credibilidad se va al tacho de la basura. Por ejemplo como integrante de la comisión de educación y estuvimos en reuniones con los profesores y propuse un aumento presupuestario de 1600 millones de dólares que propone educación 2020 y el Ejecutivo dice no hay un peso más, todos los diputados de la Nueva Mayoría se cuadraron con el Ejecutivo, incluso la misma gente que había marchado con los profesores, Camila Vallejo y Giorgio Jackson”.
Existe entonces una celeridad en el Gobierno sin informar correctamente, sólo para cumplir con el programa.
“Se les da la espalda a la ciudadanía. Están amarrados al programa porque para ellos el programa es como la biblia, aunque peor porque la biblia es interpretable. Acá no. En vez de tener un gobierno en sintonía con la ciudadanía, con la clase media y el sentido común, tenemos un gobierno ideológico y eso es malo. No hay que gobernar para aquellos que más vociferan, sino que para todos los chilenos.”

Imagen Principal: 
[node-title]

Fuente: diarioeldia.cl