Fundación Banigualdad lanza créditos solidarios para emprendedores regionales

 
La idea basada en el “Banco de los Pobres” del Premio Nobel de la Paz, Muhammad Yunus se ha desarrollado con gran éxito en la Región de Coquimbo beneficiando a más de 3 mil personas

Más de 3 mil emprendedores de la Región de Coquimbo han recibido ayuda económica y han podido concretar pequeñas ideas de negocios, esto gracias a los créditos solidarios a bajos costos entregados por la fundación sin fines de lucro Banigualdad de Chile.

La Fundación está basada en la experiencia del Premio Nobel de la Paz, Muhammad Yunus, ingeniero comercial, quien creó el "banco de los pobres" en la India, enfocado en asistir financiamiento a personas que pretendían conformar negocios familiares pequeños, pero que no calificaban en el sistema formal de instituciones financieras debido a sus escasos recursos.
Marcelo Huenchuñir, gerente de Crédito de la entidad, junto a la Supervisora regional Denisse González, señalan que esta experiencia, que en Chile lleva 8 años, ha sido copiada con éxito en la Región de Coquimbo, pero esperan que más gente de La Serena, Coquimbo y Ovalle se pueda sumar a esta iniciativa.

“Formamos grupos de 18 personas que necesitan capital de trabajo para iniciar un negocio o mejorar el que ya tienen. A estas 18 personas les entregamos un crédito individual, pero con un aval solidario, no importando los antecedentes comerciales. En el fondo si una persona deja de pagar, las otras diecisiete deben cumplir con esa cuota. Son créditos que duran 20 semanas y que tienen una tasa baja de interés, se presta entre 70 mil pesos a 150 mil pesos en una primera etapa. Si quiere renovar, cumplió con el pago y quiere otro crédito se puede pedir entre $150 mil y $250 mil; así llegar a los 950 mil pesos. Pero todo esto va apoyado de una capacitación que les permita tener herramientas” señala Huenchuñir.

Los ejecutivos esto es lo que quieren destacar, que la capacitación sea el pilar de la Fundación, que no solo es entrega de plata , sino entregar conocimientos para que sus beneficiados potencien y sostengan en el tiempo su idea de negocio.

Denisse González manifiesta que no existe una mayor selección de las personas y que no se le quita la oportunidad a nadie. “Estamos enfocados para combatir un poco la pobreza, tratamos con gente en riesgo social, que no pueda acceder a un crédito formal. Somos muchos del boca a boca, en los barrios y en afiches en los bazares. Acá estamos presente en Las Compañías, en la Parte Alta de Coquimbo, Sindempart y Ovalle”.

La supervisora regional sostiene que llevan 4 años en la zona, trabajan con 9 asesoras de emprendimientos , que son asistentes sociales, las que se dedican en ciertos sectores a guiar estas personas.

“Apostamos al aval solidario, que la gente trabaje con solidaridad y confianza, apostando a los valores. El ideal es dejarle algo más que la plata a estas personas”.

Marcelo Huenchuñir afirma que tienen una tasa de pago del 99, 5 % , lo que es muy alto para la industria financiera. “El tema es la relación de confianza. Nosotros no ganamos plata con esto, todo lo que se devuelve con su tasa de interés se vuelve a invertir en más gente. Pero lo importante acá es la capacitación. La plata se la pueden conseguir en cualquier lado, pero lo que queda realmente es el conocimiento, este valor intangible, de finanzas y como iniciar un negocio. En estos cuatro ciclos, se realizan 80 clases que te enseñan a vender tus productos, contabilidad de costos, flujo de cajas, marketing y redes sociales, los resultados que hemos tenido son notables” afirma el gerente de crédito de Banigualdad.

Sistema solidario. El mecanismo utilizado por la fundación consiste en la participación en grupos de 18 personas que tengan algún tipo de relación entre ellos para que exista una presión social al momento de comprometerse.

González sostiene que el ideal es que sean vecinos o tengan una relación cercana. “Son créditos solidarios si uno deja de pagar los otros diecisiete personas deben responder por él. Por ejemplo, si las personas son del mismo barrio, si yo dejo de pagar venga mi vecino y me cobre. O por último que me cueste pasar por fuera de su casa porque sé que le estoy debiendo, que exista ese tipo de presión social”.

Huenchuñir agrega que por eso las personas que reciban el crédito deben estar dispuestos a avalar a todos los demás. “Eso mismo funciona como una rejilla que permite que las personas sepan con quien quieren trabajar. A nosotros no nos importa que estén en Dicom pero sí que sean responsables y los mejores analistas de riesgo son las personas que integran el grupo”.

Las personas de La Serena, Coquimbo y Ovalle que deseen acceder a los beneficios de la Fundación Banigualdad se pueden comunicar con Denisse González al teléfono (09) 56887212 o ingresar al sitio www.banigualdad.cl.

Imagen Principal: 
[node-title]

Fuente: diarioeldia.cl