“Hicimos un buen gobierno en comparación con el de la Presidenta que ha sido malo”

 
El exsecretario de Estado sostuvo que la gente se estaría decepcionando del desorden político de la Nueva Mayoría sobre todo de las improvisaciones al momento de legislar

Menos del 30% de la población manifestó sentirse identificada con la oposición en las últimas elecciones parlamentarias y presidenciales. Esto ha provocado preocupación al interior del bloque Chile Vamos, porque de no revertirse el escenario podrían perder valiosos cupos en el Parlamento.

Por ello reconocen que la principal labor para terminar con la hegemonía de la Nueva Mayoría es conquistar un mayor número de alcaldías, en la actualidad sólo poseen tres de quince. 

Una de las primeras actividades, con miras a ese objetivo, se realizó el día viernes cuando los principales líderes del sector arribaron a la zona para realizar el lanzamiento de Chile Vamos. Ellos reconocen que la única manera de retornar a La Moneda es consiguiendo una buena base municipal, por lo menos así ocurrió en el 2008 cuando la centroderecha anticipó su llegada al gobierno obteniendo un amplio triunfo en las municipales. 

Andrés Chadwick, exministro del Interior y presidente de la fundación Avanza Chile, reconoce que la oposición tendrá una difícil labor en la región, pero asegura que lograrán revertir los números. Esta confianza, según él, estaría radicada en el desencanto que tendría la ciudadanía del gobierno por la forma en que se han afrontado las reformas y en el mea culpa que realizó el sector luego de la derrota del 2013.

-¿Cuál es la importancia de la Región de Coquimbo?
“Es una de las zonas más débiles para la oposición. En la región hemos tenido dificultades electorales para poder tener una mejor representación y un trabajo permanente. Con Chile Vamos queremos cambiar ese escenario, porque por primera vez no hemos conformado una coalición electoral sino que más bien una política llamada a trascender hacia el futuro, por ello nos hemos constituido dos años antes de las elecciones”.

-¿Cómo ven el escenario municipal en la región?
“Esta es una zona difícil sólo tenemos tres alcaldes. Nos resulta poco entendible que una región que está progresando tanto y que ha formado su esquema económico no apoye nuestras ideas. Pero confío en que la unidad de Chile Vamos revertirá ese escenario y para ello escogeremos los mejores candidatos en base a sus calidades”.

-¿No más la política del que tiene mantiene?
“Se terminó esa práctica, donde el candidato lo escogía el presidente del partido por ser amigo de alguien. El representante lo escogeremos todos, muchas veces mediante una primaria, porque da lo mismo el partido”.

-¿Han pensado alguna vez competir por la zona para recuperar el espacio que perdió la derecha?
“No me lo ha pedido nadie. Tengo muy terminada mi vida parlamentaria, porque creo que hay que darles espacio a nuevos líderes, pero reconozco que tuve el sueño de ser presentante de la Región de Coquimbo”.

-¿Se puede revertir un escenario tan adverso?
“Esa es la tarea que nos hemos impuesto. Aspiramos a conquistar confianzas a que la gente nos pueda creer que les estamos ofreciendo un mejor camino”.

-¿Pero qué diferencia hay entre lo que ofrecieron en el 2012 y lo que están ofreciendo ahora?
“Hemos aprendido de las experiencias que tuvimos. Creemos que hicimos un muy buen gobierno en comparación con el de la Presidenta Bachelet que ha sido una muy mala administración y eso las personas han comenzado a valorarlo. Pero también debemos reconocer que fallamos en algunas cosas, como el generar tantas expectativas.

“Junto con ello reconocemos que la sociedad chilena ha cambiado y uno de los cambios más profundos es el aumento de la clase media. En la década del noventa el 45% de la población estaba en la línea de la pobreza, hoy más del 75% de la población es de clase media. Este cambio es muy significativo y profundo, por consiguiente los proyectos políticos deben estar a la altura de lo que un país de clase media exige”.

-¿Este Gobierno no lo ha hecho así?
“Este Gobierno es más de idea socialistas, donde la confianza está puesta en la acción del Estado y no en las capacidades de las personas”

-¿Por ello se oponen a la entrega de los bonos?
“Exactamente. Sin duda que un gobierno se ve en la obligación moral de atender a los más vulnerables, pero los estados asistenciales con el paso de los años los gastos son mayores que los ingresos lo que provoca un déficit y un estancamiento y ahí todas las políticas asistenciales se derrumban. Las principales políticas sociales para superar la pobreza son mediante el empleo y la educación”.

-¿Por qué insisten en que este gobierno sólo ha improvisado?
“Porque lo ha hecho en todas las reformas. En un principio con la reforma tributaria nos llamó la atención, porque todos esperamos que las más estructurales estuviesen muy bien preparadas, porque teníamos como referencia el buen nivel de gestión de la Concertación. Sin embargo nos encontramos con una sorpresa, porque cuando llega la reforma tributaria no hubo ningún exministro de Hacienda que encontrara que ésta estaba técnicamente bien hecha. Todos le dijeron al Gobierno que la reforma no sólo no logrará sus objetivos sino que sería un frenazo para la inversión en Chile y tan claro ha sido esto que antes de un año estamos con un nuevo proyecto para arreglar el problema. 

“Esto se ha repetido en la reforma educacional, porque desde su inicio ha generado incertidumbre y confusión. La Presidenta se comprometió a la gratuidad universitaria, pero este anuncio ha sido siete veces modificado lo cual demuestra improvisación”.

-¿La exclusión del ministro Burgos reflejaría improvisación política?
“De los episodios más inexplicables e insólitos es el que se produjo con el viaje a la Araucanía. La Presidenta debe tener plena conciencia con el significado republicano de las responsabilidades de un presidente, porque no pueden hacer lo que quieran. 

“Ella puede ir a Temuco sin el Ministro del Interior, pero no puede hacerlo sin decirle nada a la autoridad, a las personas (que un grupo fue citado a la intendencia sin saber que iba la Presidenta), a la prensa (se les aviso que irían a Valdivia sólo una vez que estaban arriba de él se les comunicó el destino del viaje). Uno se pregunta ¿qué está funcionando tal mal para que ella tenga que ocupar estrategias de distracción para ir a una zona?”.

-Pero podía ir sin él…
“Es súper complejo que no exista entre la Presidenta y el Ministro del Interior un afiatamiento, complementariedad, etc., porque no se lograría transmitir las líneas de conducción del país”.

-¿Quizás era una señal de autoridad, porque en reiteradas oportunidades se dijo que era el ministro Burgos quien estaba gobernando?
“Si se quiso dar esa señal se equivocaron, porque quedó despotenciada. Burgos cerca de las cuatro de la tarde llegó a La Moneda con su carta de renuncia, pero ella no se la aceptó. Minutos después baja el ministro a conversar con los periodistas y señala que le ha planteado a la mandataria que este tipo de cosas no se deben volver a repetir. Insólito, porque no es posible que un ministro pautee a la Presidenta”.

-¿Estas debilidades serán aprovechadas por el bloque?
“Chile Vamos tiene la capacidad de potenciarse no por la anécdota chica o las situaciones de gobierno sino que por el proyecto que desea construir”.

Imagen Principal: 
[node-title]

Fuente: diarioeldia.cl