Indigente que vive en quebrada El Ingenio clama por ayuda para salir adelante

 
Hasta el año pasado vivía en la propiedad de su madre, sin embargo, por circunstancias familiares, ahora duerme nada más que un colchón y una malla como techo

Para Edzon Argandoña (48) los últimos meses han estado significando un periodo complejo en su vida. Y es que nunca antes había sido un indigente.

Este ovallino, pensionado, soltero y sin hijos, vivía en la casa de su madre, sin embargo, aquello dio un vuelco.

De acuerdo a lo que relata Edzon, él siempre había vivido con su madre, compartiendo la casa con un hermanastro que en realidad es su sobrino. Durante ese tiempo ambos tuvieron una serie de desavenencias y problemas domésticos. En febrero de 2015 su madre falleció, y desde ahí empezaron a acentuarse los problemas particularmente, con un hecho en puntual: una discusión entre ambos gatilló la llegada de Carabineros, los cuales los tomaron detenidos. Luego de aquello, él se mantuvo alejado de la propiedad de su madre hasta que pudiera retornar, sin embargo, un día fue informado que su hermanastro estaba cambiando las chapas de la casa y poniendo candados a la reja. 

Es por ello que todos esos conflictos familiares llevaron a este hombre a tener que vivir en la quebrada de El Ingenio. “Vivo en unos matorrales. Busqué una malla raschel, la puse como techo. Una amiga que no me puede tener en su casa me pasó dos cobertores, uno lo ocupo como colchón y otro de ropa de cama. Paso frío y a veces paso hambre”. Uno de sus familiares le ha prestado algo de ayuda. 

Además su estado de salud no es el más óptimo. “Estoy enfermo, soy crónico. Estuve haciéndome unos exámenes, estuve muy flaco, ahora estoy recuperándome. Tengo problemas con los riñones, pulmones, tengo fatiga, me canso mucho”, explica. 

Frente a lo que espera conseguir al visibilizar su amarga circunstancia, él señala que “busco que me ayuden a, aunque sea, a tener un ‘terrenito’, una mediagua para poder vivir dignamente, porque en donde estoy de repente me puedo enfermar y nadie me podrá ayudar. Me preocupa que viene el invierno y yo ¿dónde voy a estar? Es un riesgo, porque no estoy bien de salud”. 

Con respecto a estas situaciones y personas en situación de calle, la jefa del departamento Social del municipio de Ovalle, Edna Franulic indicó que “existen casos que son crónicos, por lo que lo primero que hacemos es ver si tiene carnet de identidad y si no es así, lo ayudamos a que regularice estos trámites o buscamos si tiene algún familiar cercano en la comuna. Además, nosotros les proporcionamos camas, ropa de cama, cajas de alimentos, una cocina y por supuesto una mediagua, aunque debe tener un sitio para que sea instalada, es decir, les entregamos todas las condiciones, para que vivan en un lugar digno”.

Franulic agregó que las personas “deben acercarse al departamento Social y plantearnos estas situaciones”. 

Imagen Principal: 
[node-title]

Fuente: diarioeldia.cl