LA ILUSIÓN DE LOS GRANATES ESTÁ INTACTA

 
En CD La Serena aún tienen la esperanza de ganar a Everton el próximo sábado y lo harán metiendo cuco con Mario Parra, Juan Carlos Maldonado y Lucas Campana.

Los sueños de alcanzar la final de la postemporada que entrega los boletos para lograr al ascenso a la Primera A aún están vigentes. Es difícil, pero no imposible y eso lo tienen claro los papayeros, que sólo lograron una igualdad sin goles ante Everton, en el partido de ida de la final de la liguilla de la primera rueda que se jugó ante más de 13 mil personas.

EL PALO. La historia pudo ser distinta; los granates festejando y los ruleteros lamentándose. Pero no fue así, pues el cabezazo de Mario Briceño, al minuto de juego y luego de un tiro de esquina de Cristóbal Marín, se estrelló en un vertical. Los astros granates no lo podían creer y los hinchas se quedaron con el grito de gol en los labios. En tanto, los viñamarinos dieron gracias por la salvada. A la postre fue la jugada de gol más clara del encuentro muy disputado, pero con pocas oportunidades en las áreas.

El partido de ida de la liguilla disputado por los “convidados de piedra” y por uno de los favoritos para lograr el ascenso fue intenso, a ratos bien jugado y en muchos pasajes con los ruleteros parando el juego y refugiándose en su segura defensa. La igualdad era su objetivo y luego matar en casa, tal como lo hicieron ante Cobreloa. Y les dio resultado, pues Everton sacó a relucir toda la experiencia de sus mejores valores como los volantes “Bocha” Carrasco, Fernando Saavedra; el defensor Felipe Salinas y, en la segunda etapa, la habilidad de Maximiliano Ceratto.

Y a ese juego defensivo de los ruleteros, CD La Serena opuso la juventud de la mayoría de sus jugadores y la experiencia de Mauricio Salazar. Y luego de la igualdad sin goles, quedó claro que se lamentaron las ausencias de tres de sus valores: Mario Parra, Juan Carlos Maldonado y Lucas Campana, que estarán comandando el equipo en el encuentro de revancha que se disputará el próximo sábado, a las 20 horas, en el Estadio Sausalito.

Y claro que se lamentó a esos tres valores, porque La Serena, que entró a jugar el vital encuentro de ida con nueve jugadores formados en casa, en la primera etapa pudo sacar ventaja de su juego coordinado, bien elaborado y con velocidad, donde sus mejores valores fueron el defensor Rodrigo Brito, muy bien acompañado de Byron Guajardo y del volante Alan Muñoz. Aunque, claro está, esta vez los delanteros no atinaron con el arco, aunque posibilidades no tuvieron muchas. Por tanto, Mario Briceño se quedó muchas veces con sus intentos, Salazar no pudo encontrarse con sus compañeros y Enrique Carvajal mostró entrega y siempre buscó, claro que sólo una vez pudo encontrarse con la pelota, pero su ajustado cabezazo que buscaba la red fue atajado por el portero ruletero. Lo otro fue un tiro de Segovia que tapó el portero González.

La Serena manejó el control del balón, pero sus intentos de lograr un gol siempre llegaron hasta la entrada del área, donde los ruletero se hicieron fuertes con el correr de los minutos, mientras los papayeros fueron bajando su ritmo y, por lo mismo, en la segunda etapa Everton mostró lo mejor que tiene; la experiencia de sus mejores jugadores y la velocidad de Ceratto, quien apenas ingresó en la segunda etapa complicó demasiado a los zagueros granates, pero sus intentos de gol se encontraron con el portero Elías Hartard, quien atajó un tiro de Ceratto, un cabezazo de Díaz y luego vio como Ceratto, del punto penal, la mandó por arriba. Los otros intentos chocaron ante la segura marca de Brito y Guajardo.

Al final, el empate dejó con sabor a triunfo a los viñamarinos y a los granates con la ilusión intacta de quedarse con la mitad de los pasajes,pues amenaza con Parra, Maldonado y Campana en la revancha.  

Imagen Principal: 
[node-title]

Fuente: diarioeldia.cl