Mucho más que un evento deportivo, una oportunidad para dos ciudades

 
rte de los 52 participantes del “Cruce de los Andes” dejó para la “Ciudad de las Brujas” mucho más que el punto final de esta competencia deportiva, puesto que marca el inicio de una importante y beneficiosa relación entre sus habitantes y sus vecinos del otro lado del muro andino.

UNA AVENTURA EXTREMA. El sábado recién pasado, cerca de las 13:15 hrs., finalizó la cuarta edición del “Cruce de los Andes”, donde participaron dos delegaciones de deportistas conformadas por 17 argentinos y 20 chilenos más un equipo logístico consistente en médicos, kinesiólogos y cocineros, quienes recorrieron en casi una semana un total de 180 kilómetros partiendo el pasado 19 de enero desde Barrial, Argentina, atravesando en promedio 35 kilómetros diarios a través de la Cordillera de Salamanca para cerrar su aventura en el centro neurálgico de esta urbe de la Provincia del Choapa. Dentro del duro trayecto destaca el ascenso del cerro Pachón con sus 4065 metros de altura de lluvia, granizo, barro y nieve.
El Municipio de Salamanca ha dejado en claro a través de una minuta oficial que el “Cruce de los Andes” tiene como objetivos primordiales “incrementar el capital turístico de la comunidad de Salamanca por medio de la valoración geográfica y territorial de la comuna, a través de actividades que exalten sus atributos geográficos valorados por el mercado del turismo y el deporte” y “unir a dos pueblos y establecer rutas concretas para mejorar la conectividad, comunicación y promover el deporte y turismo entre ambos”. Su nombre hace honor a la hazaña independista de José de San Martín y Bernardo O´Higgins, quienes también atravesaron la cordillera en 1817 en marco de la “Expedición Libertadora de Argentina, Chile y el Perú” y vio la luz por primera vez en 2013, cuando se realizó el mismo trayecto para trekking y ciclismo simultáneamente. Sin embargo, lo complicado de la logística necesaria para llevar a cabo la ruta en bicicleta terminó dejando la prueba como un evento exclusivo para senderistas.
Una de estas aventureras es Aracely Robles, quien formaba parte del equipo argentino participando junto con su padre Carlos Mario. Robles señaló que era la primera vez que participaba en una prueba de estas magnitudes y que “el apoyo de la gente fue esencial para no decaer. El paisaje es hermoso pero sin ellos no hubiese sido posible que completáramos la ruta con tanto éxito. Espero repetirlo otra vez”. En tanto su padre, reconoció que “aunque yo hago andinismo desde mucho tiempo, incluso he cruzado el Aconcagua, encontré esta prueba más difícil, ya que tuvimos un clima complicado que nos sorprendió en el camino: bajas temperaturas, nieves, lluvias y ríos crecidos”.
Estas asperezas climáticas fueron mencionadas también por los capitanes de ambos equipos. Gonzalo Mateluna, líder del grupo nacional, quien lleva 15 años practicando el deporte aventura de forma esporádica, destacó que, a pesar de su experiencia, el trayecto se presentó durísimo en comparación a las ediciones pasadas del “Cruce de los Andes”, puesto que “debido al Fenómeno del Niño nos encontramos con cinco tormentas cuando llegamos a Chile por lo que fue un Cruce distinto pero al final demostramos que todos somos América. Los obstáculos le hacen bien al ser humano ya que lo hace más fuerte mentalmente”. En tanto, Alfredo Ros, capitán del equipo argentino, agradeció el recibimiento por parte de los salamanquinos y agregó que “aunque el tiempo jugó en contra, el equipo que se formó fue impresionante porque las dificultades nos permitieron crear amistades que esperamos que perduren en el tiempo”. Por último, Alex Muñoz, Encargado Comunal Deportivo de la Municipalidad de Salamanca, entregó detalles de cómo los deportistas pudieron llegar sanos y salvos a pesar de las vicisitudes del clima de montaña, “tuvimos que sortear un puente que ya no existe, eso nos agregó 60 kilómetros más a la hoja de ruta, los cuales debimos hacerlos a pie. Eso nos demoró más de lo que estaba presupuestado pero lo importante es ya estamos en casa”.

CIUDADES HERMANAS. Esta actividad, enmarcada en el proyecto chileno-argentino “Afianzando Lazos de Hermandad” conmemora la suscripción del “Convenio de Colaboración y Hermandad entre Salamanca y Calingasta”, el que además de establecer el intercambio de intereses comunes entre ambas ciudades, busca crear una ruta turística que abra entre noviembre y marzo solamente para la práctica del deporte aventura y se presente así como una alternativa al Paso de Agua Negra, al cual se le quiere dejar exclusivamente para uso comercial. Este acuerdo fue firmado por los ediles Gerardo Rojas, Alcalde de Salamanca y Robert Garcés, Intendente de Calingasta, en la ceremonia inaugural del “Cruce de los Andes” el pasado 29 de enero y consta de seis puntos donde la Municipalidad de Salamanca deja de manifiesto su interés de “lograr acuerdos de asistencia mutua con organismos internacionales, para beneficio de los integrantes de la comuna, en los ámbitos deportivos, turísticos, culturales y sociales”.
El documento establece principalmente que las autoridades de ambos municipios deben “asistirse recíprocamente e intercambiar información en las áreas referenciadas anteriormente, organizar seminarios, actividades deportivas, culturales, sociales y turísticas, canalizar inquietudes provenientes de las entidades de las respectivas comunidades que involucran de alguna manera relaciones entre ambas instituciones y facilitar todo otro efecto conducente a lograr una más plena y efectiva integración”, además de ofrecer todas las facilidades para que delegaciones de ambas ciudades puedan visitarse mutuamente, sobresaliendo los llamados CARES (Centro de Alto Rendimiento Estudiantil). Gerardo Rojas, Alcalde de Salamanca, destacó la creación de estos albergues universitarios como el punto más importante del acuerdo debido a que “permitirán que nuestros jóvenes puedan estudiar de manera gratuita en la Universidad de San Juan y puedan surgir ya que en nuestra comuna no existen instituciones de Educación Superior. Por ahora son seis cupos para que ellos puedan estudiar sin pagar hospedaje. Les exigimos para mantener esta “beca” solamente un promedio académico mínimo de 5.0”, agregando que este CARES en tierras trasandinas se une a los que ya existen en La Serena y Viña del Mar, los cuales sirven también de alojamiento para los salamanquinos que deseen pasar sus vacaciones en estos destinos, especialmente para la Tercera Edad.
Finalmente, el edil también se refirió a otros puntos aprobados en el acuerdo como “potenciar ambas regiones, gestionar el establecimiento a futuro de cancillerías para una integración potente entre nuestras personas, intercambio de deportistas en fútbol, básquetbol, hockey y mantener sana las actividades económicas locales, principalmente la ganadería, donde ya hemos logrado nuestra primera victoria al declarar nuestra zona como la única libre de fiebre afstosa a nivel nacional, lo que espero nos pueda catapultar más temprano que tarde como foco de desarrollo productivo”.

Salamanca “no se anda con chicas” y sueña en grande, dejando claramente en manifiesto que aspira a convertirse en un polo económico, turístico y deportivo importante dentro de la Región de Coquimbo mediante la firma del que puede ser el primero de varios convenios a los que se adhiera a futuro, con la meta de crear los vínculos necesarios para hacerse un nombre tanto a nivel local como a nivel internacional. 

Imagen Principal: 
[node-title]

Fuente: diarioeldia.cl