Se despejan los obstáculos para abrir el camino a las ciclovías en Las Compañías

 
La iniciativa que se desarrolla en este sector ya está en marcha, e incorpora otros tramos a futuro. Autoridades y beneficiarios se refieren a una obra que, esperan, tenga en cuenta verdaderamente a los ciclistas y sus necesidades

Por años, los ciclistas han manifestado su preocupación por la forma en que la ciudad los acoge. Así como los automovilistas cuentan con un sinnúmero de obras que se han desplegado por la conurbación La Serena-Coquimbo, quienes son “devotos” de uno de los medios de transporte más limpios, económicos y ecológicos, sienten que hay temas pendientes por resolver.

De todas maneras, hay diversos proyectos que han ido avanzando en la dirección correcta, despejando el camino. Sin embargo, los involucrados tienen reparos que sin duda deben ser considerados, para que la discusión sea amplia e inclusiva. Las Compañías es pionera en este ámbito.

Proyecto ambicioso

Actualmente, está en plena ejecución el tramo de la ciclovía en calle Perú, Viña del Mar y Gaspar Marín. Tiene un costo de $174 millones y contempla una duración de 168 días corridos. “Si uno visita la obra, ve que hay estacionamientos que se han construido, modificaciones en tramos de veredas y materialización de la ciclovía como tal desde Viña del Mar,que tendrá una pintura especial y ojos de gato, que las separarán del espacio público para vehículos y peatones”, aseguró el seremi de Vivienda y Urbanismo, Erwin Miranda.

A su juicio, uno de los valores importantes de este proyecto es que se sometió al escrutinio ciudadano, donde vecinos, vecinas y dirigentes sociales expusieron sus opiniones sobre la iniciativa. “Se modificó el acceso a ciertos comercios o almacenes, y también se trató el tema de personas que se tomaron ciertos terrenos para agrandar sus antejardines. De esta forma, estamos cumpliendo esta meta presidencial, cuya obra es una de las primeras en concretarse en Chile”.

En su totalidad, la obra contempla 3,2 kilómetros y se divide en cuatro tramos: Perú, Gaspar Marín en dos etapas y Vicente Zorrilla. “El tramo de Gaspar Marín empieza en Zorrilla y se extiende hasta Monjitas, en el colegio de la Compañía Baja. Se trata de una inversión de $600 millones. Actualmente, estamos en la preparación de las bases de licitación de la continuación del tramo de Vicente Zorrilla, que son $288 millones”, señaló el seremi.

A juicio de la autoridad, este es uno de los tramos más complicados, ya que los anchos disponibles eran pequeños para cumplir con un alto estándar. “Esto significó el cambio de toda la postación, que hubo que modificar completamente, para cumplir con la triada espacio público del peatón, del ciclista y los vehículos. Fue un punto que debimos equilibrar centímetro a centímetro, y que fue una de las inquietudes de los ciclistas. Un gran atributo de esta ciclovía es que conectamos Islón hasta Viña del Mar”, subrayó.

Pavimento, pintura y buena señalética son la base inicial para el éxito de un proyecto de esta envergadura, pero parte fundamental será la campaña de educación e información que se generará respecto al uso de esta vialidad, la que pretenden llevar junto al Ministerio de Transportes y Comunicaciones y el municipio local. “La ciclovía es para el ciclista, pero muchas veces los conductores se estacionan o falta criterio. También están las reglas que deben regir el comportamiento del ciclista, que debe ser tan respetuosa como la del conductor de vehículo normal, porque también hay peatones involucrados. Esperamos que la gente cuide la ciclovía y su señalética”, señaló la autoridad, que recalca que se han basado en manuales de alto standard que rigen a nivel nacional.

La obra de las ciclovías en Las Compañías debiera estar finalizada a mediados de 2016. “La medida presidencial señalaba que debiera estar lista a fines de año, pero con la rapidez que hemos trabajado esto se anticipará”, subrayó el seremi, quien cree que es absolutamente posible que las ciclovías se incorporen en las avenidas importantes.

Visión furiosa

La estrechez de ciertos sectores, como en Vicente Zorrilla, donde el puente ofrecía pequeños espacios para circular, era una preocupación de los ciclistas en general. Pero también reconocen participación activa y consideración de la autoridad para con ellos.

Oscar Bossans, uno de los dirigentes de la agrupación Furiosos Ciclistas en la Región de Coquimbo, sostiene que “lo primero es destacar que se están construyendo nuevas ciclovías y donde se necesita. Eso es importante. Pero por ejemplo, y puntualmente respecto a la obra en Las Compañías, creemos que el puente Libertador debiera ser mejor aprovechado y apoyaría mucho a la gente que vive en el sector de Compañía Baja. Pero aun así, nos gusta el plan y creemos que cumple con la norma de construcción de ciclovías sin problemas de angostamientos o con las casas”.

La preocupación mayor pasa con lo que ocurrirá con el puente Zorrilla. “Tiene demasiado flujo vehicular y poco espacio para construir. Por tanto, cualquier construcción que se haga será compartida por ciclistas y peatones, lo cual puede generar alguna molestia”, subrayó Bossans.

Respecto a la relación ciclista-conductores de vehículos, asegura que es una “cuestión de cultura”, y al ver que como poco a poco las bicicletas han ido aumentando, se ha hecho necesario aumentar las vías, pero también es importante respetar las distancias. “Hay un sentimiento, a veces, negativo contra quien usa las vías de una manera diferente y que no sea un vehículo motorizado. Por esto hay que enseñarles a los ciclistas a circular por la calle de manera correcta, y que también tenemos el derecho a hacerlo. Creo que de todas maneras hay poca inversión en materia de educación por parte de la autoridad”, señaló.

Respecto a la calidad de las ciclovías, Bossans considera que “hasta hace un par de años, las que se hacían no eran de buena calidad. La autoridad se desligaba de estos temas y los dejaba en manos de las constructoras, que hacían los recorridos. Quizás por un tema de presupuesto no quedaban del todo bien. Pero ahora que el Gobierno ha estado invirtiendo fondos, se está notando un mejoramiento, pero aun así queda al debe en el tema de la interconexión. No te sirve una ciclovía que tenga una extensión de cinco cuadras y luego termine. Tienen que existir recorridos extensos y que se disfruten”.

Seguridad fundamental

El seremi de Transportes y Telecomunicaciones, Oscar Pereira, aseguró a El Día, respecto a este ambicioso proyecto de ciclovías en el sector de Las Compañías, que “todo lo que signifique una obra de alto estándar, que mejore la infraestructura para vehículos no motorizados es algo bastante importante, porque así apuntamos a disminuir los vehículos motorizados e incentivamos a la gente a usar un medio que creemos es bastante útil y seguro, sobre todo cuando incorpore el uso de un chaleco reflectante o un casco con la norma debida”.

Al respecto, la autoridad ratifica que “todo lo que sea potenciar el uso de la bicicleta en la conurbación de La Serena y Coquimbo y nuestra región, para nosotros siempre será una excelente noticia. La ejecución de la obra es llevada adelante por el Ministerio de Vivienda y Urbanismo, pero estamos sumamente coordinados con el seremi, Erwin Miranda, con quien hemos estado en distintas actividades”. 

Imagen Principal: 
[node-title]

Fuente: diarioeldia.cl