Trabajadores solicitan exámenes para medir su nivel auditivo

 
Más de cuarenta empleadores , entre hombres y mujeres, fueron nivelados en temas legales, preventivos y la parte biológica del oído.

Con la intención de entregar las herramientas normativas necesarias a los trabajadores y trabajadoras que se exponen día a día a escenarios ruidosos afectando su calidad de vida, la seremía de Salud organizó durante tres días el “Curso de Monitores de Ruido Ocupacional” que les ayudarán a las diferentes áreas de trabajo en que se desempeñan.

El objetivo es “formarlos en la parte preventiva”, haciendo hincapié en las enfermedades profesionales que surgen de la exposición, durante largos tramos del día, a decibeles muy altos, explicó el seremi (s) de la cartera, Rosendo Yáñez.

Yáñez añadió que “estamos realizando un trabajo multisectorial y formar la educación como base de la prevención”.

La capacitación se enfocó principalmente en los trabajadores para que al terminar el curso, puedan ser monitores de estos temas en sus lugares de trabajo, pero en especial, para que en un futuro laboral no sufran consecuencias irreparables, como la sordera, al ser víctimas del ruido, “la idea con este curso, es que ellos mismo puedan fiscalizar de que sus ambientes de trabajo estén acordes con su salud”, aclaró la autoridad regional.

Asimismo, buscan que los trabajadores exijan a sus empleadores y a sus organismos administradores, “respetar el seguro de la ley 16.744” que los protegen de la exposición al ruido para que “tengan cobertura en salud al interior del trabajo” o en su defecto, de haber un accidente o la existencia de un daño permanente se debe “cubrir la atención médica o responder con un pago financiero, que puede ser una indemnización o pensión mensual” según sea el caso, ahondó Pablo Rojas, encargado de la Unidad de Salud Ocupacional de la Seremi en cuestión.

Para Carlos Hidalgo, trabajador de la Compañía Minera Arquero en la localidad de Marquesa, el curso le ha entregado las herramientas en el ámbito legal. “Estamos reforzando esa área para poder exigir nuestros derechos y deberes que nos corresponden”, aseguró.

Carlos se desempeña en sondaje y comenta que habitualmente se expone al ruido que producen las máquinas con las que trabaja. Afirma que la minera cumple con entregarles la indumentaria necesaria para su trabajo “la empresa ha ido implementando los cursos, nos hacen charlas periódicas y nos entregan todos los implementos necesarios para poder resguardar nuestra audición”, sin embargo, les faltan los exámenes que verifiquen su estado de salud, “ahora se realizarán. Con estos cursos vamos a tener una evaluación auditiva para ver como estamos”, indicó.

Imagen Principal: 
[node-title]

Fuente: diarioeldia.cl