Trashumantes cumplen rito de cruzar por centro de Illapel con rumbo a veranadas

 
Pobladores salieron a las calles a despedir a crianceros autorizados a cruzar la frontera con cerca de 80 mil cabezas de ganado caprino.

La iniciativa se ha transformado en una tradición. En el centro de Illapel , decenas de vecinos ven pasar a los trashumantes y sus animales. Es la despedida a los crianceros que salen rumbo a la cordillera para cruzar la frontera y cumplir con las veranadas. “Es precioso que se despida y se valore el trabajo que hacen los crianceros , tanto esfuerzo y sacrificio en la cordillera, que por lo menos se ve recompensado con el cariño de la gente”, destacó Carla del Castillo una de las asistentes a la actividad que se efectuó en el centro de la ciudad. Unos 400 crianceros y cerca de 80 mil cabezas de ganado fueron autorizadas esta temporada 2015 – 2016 luego de cumplir con todo su tratamiento sanitario, registro y documentación, en un proceso coordinado por el Departamento de Relaciones Internacionales del Gobierno Regional de Coquimbo para que puedan cruzar por los 14 pasos habilitados, entre las montañas de Choapa y Limarí, para el cruce hacia Argentina.

Un osornino que está, por trabajo, de paso en Illapel, valoró la iniciativa, “ estas son las cosas que nos hacen querer a nuestra tierra”.

El intendente Claudio Ibañez destacó que se cumple el ritual por segundo año, “estamos apoyando con más de 350 millones de pesos, junto a los consejeros regionales, para financiar su permanencia y pastoreo en Los Altos Valles de Calingasta”. El alcalde Denis Cortés calificó la iniciativa como E un acto de rebeldía, “ya que me inquietaba que los crianceros tuvieran que cambiar su trazado hacia la ribera del río para pasar como escondidos, cuando por costumbre siempre pasaban por estos caminos. Por eso, como municipio decretamos el Día de la Trashumancia, para que sean protagonistas de una fiesta popular y que las nuevas generaciones vean este patrimonio que está vivo”.

El Consejero Regional por Choapa Denis Cortés, destacó que “esta es nuestra historia, queremos revalorizarla, ya no sólo es la fiesta de Illapel, sino que esta es una fiesta de la región y queremos transformarla, como una de las fiestas más importantes de Chile porque rescata tradiciones, pone en valor el queso de cabra y genera un polo turístico importante que seguiremos apoyando, a través del Fondo Regional de Cultura del Gobierno Regional”.

La comunidad de Illapel después de la despedida participó en un acto central junto a las autoridades y representantes de los crianceros, donde rindieron un homenaje a Luis Arturo Carvajal, riancero de 104 años que dedicó más de 80 años a la trashumancia.

Imagen Principal: 
[node-title]

Fuente: diarioeldia.cl