Alcalde Roberto Jacob aclara que no se entregarán patentes para máquinas de azar

 
La máxima autoridad municipal señaló que los únicos permisos que se entregan son los que requieren las llamadas “máquinas de destreza.”

La existencia de juegos electrónicos en locales comerciales sigue suscitando polémica a nivel regional, pese a que ya ha pasado casi una década desde que las primeras máquinas comenzaron a instalarse en los sectores céntricos de las ciudades.

Un nuevo capítulo lo escribió el pasado 11 de febrero el alcalde de Ovalle, Claudio Rentería, quien manifestó su claro rechazo a la proliferación de estos juegos, señalando que “no se le otorgará patentes municipales a estos locales porque no están dentro de la legalidad, ya que no existe ninguna ordenanza municipal para su funcionamiento”.

A su vez, en La Serena, el alcalde de la comuna, Roberto Jacob, en entrevista con diario El Día, fue enfático en aclarar que en la capital regional tampoco se entregan ni se entregarán este tipo de patentes, puesto que no están autorizadas por ley y que “los casinos son los únicos que pueden instalar máquinas de juegos de azar. Las patentes que sí se entregan son las que se refieren a máquinas de destrezas y ello en razón de que la Ley así lo establece”, agregando que “ en caso de que se tenga alguna duda, los casos incluso llegan a Tribunales. Es más, cuando se detecta a un local comercial que está infringiendo la ley, se le cursa la infracción correspondiente ya sea por Carabineros o nuestros propios inspectores municipales”.

¿Máquinas de azar o juego programado? 

Todavía sigue el debate sobre si estas máquinas son o no juegos de azar, lo que es clave para inclinar la balanza hacia una de las partes, puesto que, de acuerdo a los dictámenes de Contraloría, las municipalidades tienen prohibido otorgar patentes a locales con ese tipo de juegos. 

Sin embargo, la norma no dice nada sobre los permisos para los llamados “juegos de habilidad o destreza”, siendo éste el principal argumento de los comerciantes para defender la instalación de estos aparatos en sus recintos comerciales.

Según la ley 19.995, artículo 3°, letra a, juegos de azar son aquellos “cuyos resultados dependen esencialmente de la suerte, los cuales señala expresamente en el reglamento respectivo”, es decir, que otorgue un premio al usuario “a través de un sistema aleatorio de generación de resultados.”

Este concepto es reafirmado en el numeral 4 de la sección VI “Categoría de Juegos de Máquinas de Azar”, al definir el mecanismo que genera el resultado de una máquina de azar, reiterando que “deben poseer un mecanismo aleatorio que genere el resultado de las jugadas”.
En tanto, la Asociación de Operadores, Fabricantes e Importadores de Entretenimientos Electrónicos (FIDEN) intenta llenar este vacío legal haciendo la distinción de que sus productos son “máquinas de premio programado o recreativas”, definiéndolas como “aquellas que operan en la industria de la entretención popular sin poseer un generador de números aleatorios”. 

Imagen Principal: 
[node-title]

Fuente: diarioeldia.cl