Argentinos colapsan las casas de cambio

 
Visitantes del vecinos país colmaron ayer recintos en la zona con el fin de cambiar dólares a pesos chilenos, flujo que no se veía desde que se impuso el cepo cambiario

Tal como se había previsto, la eliminación de las restricciones para la compra de dólares y del 35% de impuesto por compras con tarjeta de crédito en el exterior que aplicó el gobierno argentino han tenido positivas repercusiones en materia turística en la Región de Coquimbo, pues ya durante los primeros días de esta temporada estival se ha podido notar un importante incremento en la llegada de visitantes trasandinos.

Esto se ha reflejado, por ejemplo, en la demanda que están teniendo las casas de cambio en la capital regional, pues ayer, ya desde tempranas horas se registraron largas filas de personas buscando efectuar cambio, principalmente de dólares a pesos chilenos.

“Desde Año Nuevo se notó un aumento que superó lo normal, lo que significa que vamos a tener un cambio muy similar al que teníamos años atrás, antes que se iniciara el cepo de los dólares en Argentina. Así como está se ha superado el récord de afluencia de público”, sostiene Hugo Órdenes, de la casa de cambio en el Caracol Colonial de la capital regional, una de las más concurridas ayer.

Respecto de cuál es el cambio que predomina, señala que hasta ahora las transacciones de dólares lideran con un 70% de los movimientos y que el porcentaje que quiere cambiar peso argentino a moneda chilena llega a un 30%, debido principalmente a su devaluación. 

El director regional de Sernatur, Alberto Duarte, confirma esta alta concurrencia que está teniendo la zona y señala que ratifica lo que se había señalado hace un par de días de que la eliminación de las limitaciones para la compra de la moneda norteamericana en el país vecino iba a tener un impacto en el turismo local. 

“En un principio dijimos que era positivo, pero había que monitorear cómo se desarrollaba y efectivamente el comportamiento del mercado argentino y de los turistas en relación al cepo cambiario ha sido positiva, lo han visto como una oportunidad y hoy vemos en las casas de cambio cómo la demanda por cambiar moneda es muy alta en comparación al año pasado”.
Asimismo, destaca, “en nuestras oficinas de información tenemos prácticamente un 300% más en el nivel de consultas si lo comparamos con la misma quincena del año pasado”.

María del Carmen Barrera llegó desde San Juan por el paso de Agua Negra y explica que “con el cambio del nuevo gobierno ahora hemos podido comprar dólares y nos conviene comprar acá, porque comprar en nuestro país nos sale muy caro el peso chileno. Antes, con el gobierno anterior, era mínima la diferencia y también nos seguía conviniendo”.

Similar opinión manifiesta Luciana Fonseca, también de la provincia sanjuanina, quien indica que “nos vino muy bien, justo dos días antes de venirnos a Chile nos levantaron el cepo al dólar, entonces nos convenía comprar dólares, porque además nuestra moneda está muy devaluada, el peso no vale ni en Argentina ni fuera de Argentina y también nos levantaron los impuestos por compras con tarjetas de crédito”.

Por su parte, Victoria García, quien llegó con su familia, señala que “ahora todo el mundo viene con dólares y antes no, el cambio está muy similar, pero antes te limitabas un poco más y comprabas con débito, porque no era fácil conseguir dólares, la diferencia ahora es que no hay limitaciones”.

En lo que también coinciden los visitantes trasandinos es que ven en la Región de Coquimbo una oportunidad para adquirir productos que en su país encuentran por un valor mucho más alto. “Acá está muy barata la electrónica y cosas de bazar, decoración para la casa, la ropa y las zapatillas es muy barato y aprovechamos”, dice Luciana Fonseca. 

“Ahora nos conviene comprar sin el porcentaje de impuesto que nos aplican por el uso de la tarjeta, todo el mundo prefiere pagar con tarjeta, porque inclusive allá te hacen un descuento aparte que es cercano al 10%”, puntualiza María del Carmen Barrera.

Proyecciones y desafíos 

Si ya en los primeros días de la temporada estival la llegada de turistas trasandinos se ha incrementado, se espera que esta tendencia se mantenga durante la primera quincena de enero.
El director regional de Sernatur, Alberto Duarte, indica que “la proyección que tenemos es positiva y nosotros estimamos que debiéramos andar por sobre el 70% o 75% de reservas para ese periodo en los destinos más demandados, porque el mercado se ha estado comportando de manera bastante positiva y se han sobrepasado las estimaciones y las estadísticas del año pasado y esa tendencia debería también mantenerse durante la primera quincena”, puntualiza.
De acuerdo a lo que El Día ha podido sondear con los visitantes del vecino país, entre los desafíos que plantean para el sector es, en primer lugar, que se pueda implementar en la mayor cantidad de lugares el pago con tarjeta, pues la eliminación del 35% de impuesto se vuelve un incentivo importante a la hora de las compras, no sólo en el comercio, sino que también en restaurantes y arriendos.

“El chileno sí o sí tiene que manejarse con tarjeta, la recomendación que podemos hacer es que en los lugares para ir a comer todos tengan acceso a la tarjeta y los alquileres también”, sostiene María del Carmen Barrera.

Según manifiesta Abel Pereira, que viene desde San Juan, uno de los principales inconvenientes que ha tenido que enfrentar a su llegada a la zona es el alto precio de los arriendos, tanto de viviendas como de departamentos. “En cuanto al alquiler hemos encontrado que están un poquito caros en relación a Argentina, acá te cobran 300 pesos, allá lo consigues por 150 pesos, eso es mucho, pagamos el doble”, puntualiza.  

Imagen Principal: 
[node-title]

Fuente: diarioeldia.cl