Cementerio porteño sufrió daños tras terremoto y frenó ampliación

 
Aunque diversas estructuras de estos recintos a nivel regional presentaron inconvenientes, la Seremía de Salud descartó posibles riesgos sanitarios, posterior a recibir los informes pertinentes.

Al colapso existente desde hace meses en el cementerio municipal de Coquimbo, se sumó una serie de daños estructurales que sufrió el camposanto durante el pasado terremoto del 16S, lo cual, fue constatado mediante un análisis que realizó el municipio porteño, con la finalidad de adoptar las medidas necesarias en cada caso.
Entre las afecciones que sufrió el recinto, según el catastro efectuado y una visita al lugar realizada por diario El Día, existen una serie de mausoleos y nichos, que por la antigüedad que poseen y el haber resistido a anteriores sismos, no soportaron el gran movimiento telúrico que ocurrió hace unas semanas, cediendo así parte de sus estructuras, o en algunos casos, produciéndose su debilitamiento.
“Ahora debemos hacer frente a dos cosas. Por un lado está la construcción de nuevos nichos, pero también la demolición de algunas estructuras existentes, ya que posterior al terremoto se transformaron en un peligro para los deudos que visitan a sus seres queridos”, consignó Luis Henríquez, Secretario de Planificación Comunal de Coquimbo.
Según detalló el Secplan en entrevista con El Día, se están revisando algunos actos administrativos que establece la ley para los fines antes mencionados. Una vez que esto ocurra, se deberá intervenir el cementerio en su parte interior y comenzar con la ampliación. “Estas acciones permitirán abordar la emergencia y darán una solución a la demanda existente por parte de la ciudadanía”, concluyó Henríquez.
Durante las próximas semanas estaría concluido un estudio para determinar cuáles son los sectores del camposanto que requerirían demolición o una reparación estructural, lo cual, permitirá dimensionar la inversión requerida.
DESCARTAN RIESGO SANITARIO. Con el fin de dar tranquilidad a la comunidad respecto a posibles riesgos sanitarios ante lo ocurrido, se estableció contacto con la Seremía de Salud, desde donde informaron que si bien existieron daños en diversos cementerios de la región de Coquimbo, ninguno de ellos reviste una alerta sanitaria. No obstante, se dio la instrucción a los municipios para que puedan tomar las medidas tendientes a subsanar el problema existente.
“Solo en la medida que una persona haya fallecido recientemente y el cuerpo pueda sufrir descomposición, recién la Seremía de Salud debe tomar las medidas por riesgo sanitario. Pero en general los casos presentados en la región son solo daños estructurales, y los municipios deben solucionar a la brevedad posible esta situación”, informó a diario El Día, el seremi de Salud, Rosendo Yáñez.

AMPLIACIÓN PARALIZADA. El colapso del cementerio porteño es una realidad, graficado en la no existencia de nichos disponibles para nuevas sepulturas. Si bien el municipio de Coquimbo ejecutó obras anexas, agregando 90 nuevos cupos para enfrentar la demanda, estos fueron ocupados a la brevedad.
También como una medida para enfrentar esta situación, se están ejecutando reducciones, que permitan reutilizar algunos nichos, siendo este un proceso lento y que requiere de las autorizaciones correspondientes para llevarlos a cabo. Ahora tras el terremoto, urge llevar adelante la ampliación, pero lamentablemente aún no se avanza.
Respecto a lo ya expuesto, al interior del cementerio de Coquimbo se pudo conversar con los deudos que visitan a sus familiares. Entre ellos, Pablo Jofré, habitante del sector de San Juan, quien sostuvo que “todos queremos ser sepultados cerca de nuestras familias y en el mismo recinto donde están nuestros seres queridos, pero ante el colapso que hay, definitivamente no sabremos qué hacer si nos sucede una desgracia. Se debe ampliar este lugar, pero igual es complejo al estar colindando con los domicilios”, concluyó.
Ante la evidencia existente, es determinante iniciar acciones para enfrentar las problemáticas que poseen las estructuas del cementerio porteño, pero a la vez, se requiere agilizar la construcción de nuevos nichos, o bien buscar otro lugar donde edificar un nuevo camposanto. 

Imagen Principal: 
[node-title]

Fuente: diarioeldia.cl