Con Unidad de DD.HH pretenden evitar los abusos en las cárceles

 
Desde el viernes pasado se encuentra funcionando la nueva oficina de Gendarmería donde se canalizarán las denuncias de maltrato contra los internos y se capacitará a los funcionarios de la institución que conviven día a día con los reos.

Como un notable avance para resguardar la seguridad de los internos tanto del recinto penal de Huachalalume, como de los de la población penal de las demás cárceles de la Región de Coquimbo, calificó el director de Gendarmería, el Coronel Francisco Alarcón, la creación de la Unidad de Derechos Humanos de la institución. 

Con la implementación de esta oficina, que funciona desde el día 23 de octubre en las dependencias de la dirección regional ubicada en calle Brasil, se pretende canalizar todo tipo de denuncias de maltrato o abuso que existan al interior de los establecimientos de reclusión, y dar una rápida respuesta a las familias de quienes aparentemente, puedan estar siendo víctimas de este tipo de situaciones. “Siguiendo con la línea de Gendarmería a nivel central, estamos replicando la creación de esta unidad en la zona, y con esto queremos dar una buena señal por parte de la institución, porque nuestros internos deben estar resguardados, ya que del único derecho del que están privados es del derecho a desplazarse, todos los otros derechos ellos los tienen”, precisó Alarcón. 

En relación al funcionamiento de la unidad, el director de Gendarmería explicó que pueden acudir a las dependencias todos los ciudadanos que tengan algún tipo de dudas sobre el trato que se le esté dando a algún interno. “Allí se están recepcionando los reclamos que tiene la gente, generalmente de los familiares, y también los requerimientos de la autoridad  por eventuales malos tratos o algo por el estilo. En el fondo, tiene que ver que exista mayor transparencia en los procesos que se investigan”, puntualizó. 

El Defensor Regional, Alejandro Viada, también valoró la implementación de la oficina que atenderá casos de abusos y cree que irá en directa relación con la disminución de las denuncias y la determinación de las responsabilidades ante este tipo de hechos. “Aquí, claramente hay una avance institucional potente de Gendarmería que obviamente es valorado por esta defensoría penal. El respeto a los Derechos Humanos es algo fundamental y los informes dan cuenta de que la situación carcelaria de las personas que están privadas de libertad es bastante precaria, en términos de condiciones de vida, en términos de abusos y vulneración de los derechos, eso hacía necesario que gendarmería tomara cartas en el asunto y lo están haciendo”, manifestó. 

Fuente: diarioeldia.cl