Elías Hartard le pone candado a su arco: Lleva 484 minutos invicto

 
El portero, nacido futbolísticamente en la Universidad Católica, está viviendo un sueño en el granate. Tiene su valla invicta y es puntero. ¿Que más?

Desde que recorría largas distancias para ir a entrenar a San Carlos de Apoquindo, desde La Florida, allá en Santiago, que Elías Hardard siempre, pero siempre, soñaba con este momento. Ni su frustrado fichaje al Rayo Vallecano -tiene doble nacionalidad- cuando era todavía juvenil y su salida de la Universidad Católica para jugar en San Marcos de Arica y luego comenzar su peregrinaje por varios equipos del fútbol chileno, han disminuido su enorme confianza. Porque el hoy portero con 484 minutos sin que su arco sea vulnerado-entre Copa Chile y el Torneo Oficial- ha respondido de manera espectacular, con solidez y confianza, a los tres tubos de Deportes La Serena y claro, también al técnico Luis Mussri.
Lo cierto es que el meta se sorprende. Pero no por el nivel que ha mostrado el plantel, sino más bien por lo tarde que se partió con la pretemporada. Es que al comenzar el torneo ya se imaginaba algo similar a lo que ha venido ocurriendo en los anteriores torneos, donde han tenido que jugar sólo para salvar la categoría.
“La verdad es que sí, que nos sorprendió un poco el inicio de torneo que venimos mostrando, quizás porque comenzamos un poco tarde la pretemporada y porque escuchábamos que otros planteles se estaban reforzando de buena manera. Pero con el buen trabajo que hemos realizado, con una pretemporada muy fuerte, estamos logrando compactar bien el grupo y conseguir buenos resultados que hoy nos tienen como punteros”, contó el excelente guardián granate, que sabe que su actual rendimiento no es casualidad, porque independiente que el equipo el año pasado estuvo peleando el descenso, Hartard fue clave en la salvada que por ese entonces dirigía Horacio Rivas. Y también con el técnico Luis Pérez.
En suma, desde su llegada a La Serena Elías ha mostrado un nivel superlativo. Y eso lo tiene contento, aunque más lo anima el equipo que se armó. Que si bien no está lleno de estrellas, llegaron jugadores con ganas de conseguir cosas importantes. “Los resultados ayudan, claro que sí, pero también se hizo un buen grupo. A diferencias de otros años creo que tenemos un plantel más dócil, con gente joven que quiere mejorar día a día y siento que la humildad y el buen trabajo nos ha dado esta convicción que hoy nos tiene en la parte alta del campeonato. Es más. Hubo un momento en el periodo del técnico Luis Pérez donde estábamos logrando una identidad, pero después se fue perdiendo y comenzaron a llegar los malos resultados. Pero hoy nos encontramos con un nivel que no está fortaleciendo en el tema de la convicción y feliz que se estén dando las cosas de esta manera. Y si seguimos así, se puede conseguir algo mejor”.
– Ya, pero igual su invicto es clave para que el equipo esté puntero.
“Trato de no pensar mucho en el tema del invicto, pero igual es un poco inevitable. Pero estoy feliz con lo que me está pasando, porque quizás es el resultado de todo el esfuerzo que se hizo el año pasado, donde sufrimos bastante, aunque tampoco es una cosa que no me deje dormir, ya que lo fundamental es que con el equipo logremos las metas y bueno, seguir de esta manera para que al término del torneo estemos todos festejando”.
– Tras fallar lo de España, irse de la Universidad Católica, estar en varios club sin mucha continuidad y luego recalar en La Serena donde sólo han peleado el descenso… ¿no será mucho?
“El fracaso es parte del aprendizaje y me parece que no es una palabra grave, porque todos en las vida necesitamos, quizás, un golpe para aprender. Todo en la vida va relacionado con la pasión, con la convicción. Pero claro, fue un momento complicado, más que nada por la continuidad que es fundamental para un arquero. A lo mejor no era mi momento, porque los técnicos prefirieron a los arqueros de más edad, más viejos. Ojalá pueda seguir mostrando este nivel”.  

Imagen Principal: 
[node-title]

Fuente: diarioeldia.cl