La guillotina cae en Coquimbo

 
Luego de la derrota sufrida ante el puntero Temuco en el Germán Becker, la dirigencia aurinegra, que se reunirá esta noche, anuncia cambios en todas las estructuras técnicas.

“Hay cambios y eso se verá mañana (hoy) en la reunión de directorio”, dijo el gerente técnico de Coquimbo Unido, Clarence Acuña, que frente a la insistencia de los periodistas si el cambio pasa por la salida del técnico Víctor Hugo Castañeda, Acuña respondió: “Eso no lo estoy diciendo yo, lo dice usted, pero hay cambios”.

Obviamente que la historia pudo ser otra, especialmente a los 74’ cuando el volante Ariel Martínez perdió una clara ocasión de gol; estaba sin marca y solo ante el portero, pero no dio con el arco. De convertir,  Coquimbo Unido quedaba 3-1 arriba en el marcador ante el  líder y jugando de visita,  puesto que dos minutos ante Renato Tarifeño aumentaba el marcador 2-1, dando la sorpresa en el “Germán Becker”.

Está claro que Coquimbo Unido lo tuvo todo para salir de perdedor, de colista y recuperar la fe en su trabajo.  Pero al no atinar con el arco contrario y de cometer errores infantiles en las marcas,  como ha pasado a lo largo del torneo,   terminó por rendirle pleitesía  al líder Deportes Temuco por 4-2 y así sumar una derrota más que lo mantiene anclado en el último lugar de tabla de posiciones sin saber de triunfos al término de la décima fecha del torneo oficial.

Y eso de no saber resolver en el arco contrario  y, además, de no poder manejar el resultado cuando se está ganando por 2-1 al líder, seguro que le colmó la paciencia al directorio porteño, tanto que el gerente técnico Clarence Acuña indicó que “dos veces se estuvo arriba en el marcador ante el puntero y jugando de visita. Ahí se mostró incapacidad de manejar el partido ante el  líder, por lo mismo habrá cambios”.

 Es decir, esos detalles son los que tienen a Coquimbo como colista absoluto. Y claro, los porteños daban dura pelea al líder Temuco en el Germán Becker. Atinaban en un eficiente juego en la defensa, los volantes se esforzaban, jugaban bien y creaban juego para que los de arriba complicaran a los zagueros locales. En suma, Coquimbo jugaba bien y producto de ese juego es que estaban arriba en el marcador con goles de Calderón 30’ y Renato Tarifeño (72’). Obviamente, dando la sorpresa de la fecha y eso que  Castañeda no pudo contar con sus zagueros titulares “Chupalla” Fuentes y Parrino, y con Gonzalo Menéndez jugando a media máquina.

Estar arriba en el marcador, al parecer, les hizo mal a los porteños, puesto que,por lo que pasó en la cancha, se confiaron mucho y eso les costó caro, y eso pasó en los dos goles de la igualdad sureña.  Si hasta el minuto 72’ se ganaba y se pudo  aumentar el marcador. Pero  se relajaron o se confiaron y no atinaron en las marcas y eso les costó caro.  Ahí les faltó mente fría y eso que desde la banca les gritaban que estaban mal parados, que se refugiaran un poco, pero no escucharon y desde ahí se les vino la noche con el gol de la igualdad 2 a 2. Controlaban al líder, pero no  pudieron aguantar la igualdad que llegó a los  78’ y a los 81’ llegó el 3-2. Ahí se vinieron abajo y cuando se jugaban los descuentos el lapidario 4-2.

Ahora deberán enfrentar a Everton, el miércoles a las 16.00 horas, en La Pampilla, el partido pendiente de la séptima fecha que de ganar pillan a Concepción, con siete puntos y pueden pasar al Chago Morning,con seis unidades.

 

El plantel: “somos los responsables”

No lo podían creer y, por lo mismo, abandonaron el “Germán Becker” enojados. “Si la derrota pasó exclusivamente por nosotros”, decían los jugadores. Por lo mismo, Leo Monje indicó que “al técnico lo respaldamos, ya que nosotros cometimos errores infantiles”.

Agregó que “dimos la pelea, pero el resultado no refleja lo que pasó en la cancha. Si dos veces estuvimos arriba en el marcador y errores infantiles y quizás un poco de confianza nos mató”.

Por su parte, el portero Jaime Bravo fue categórico al indicar que “tuvimos el 3-1 y una vez más por problema de concentración y quizás exceso de confianza nos costó el triunfo. No, así no se puede seguir”.

Luis Pavez dijo que “es para no creer, pero fuimos demasiados irrespnsables, ya que no podemos descuidar así un triunfo de visita y ante el líder”.

Imagen Principal: 
[node-title]

Fuente: diarioeldia.cl