La Serena igualó a 1 con Copiapó

 
Un trabajado empate logró CD La Serena ante los leones. El conjunto local se puso en ventaja a los 53’ minutos a través de Pavez, igualándolo el argentino Campana, cuatro minutos después.

Los hombres de Luis  Musrri están aprendiendo a que cuando no se puede ganar, siempre es importante no perder. Así ocurrió en la tarde de ayer en el ventoso estadio La Caldera  donde Copiapó recibió a los  granates en el marco de la séptima fecha del Torneo Oficial 2015-2016 de la Primera B. 

Hay empates que dejan distinto sabor de boca para sus protagonistas, esta vez para los papayeros, la paridad a 1 con los leones, permite disfrutarlo como no había ocurrido en otras oportunidades frente al mismo rival.

Asumiendo que los atacameños han sido por historia muy complicados para los papayeros (la estadística de Claudio Véliz, dice que en 15 encuentros con el de ayer, apenas La Serena tiene dos triunfos, precisamente de visitante), la idea era retornar a casa con algo que quedara para el análisis.

Un punto, que los alza a 11 en la clasificación, tiene esa validez, porque La Serena llegaba de dos derrotas consecutivas que sólo hacen crecer las dudas y ponen nerviosos a los hinchas. Una nueva caída comenzaba a derrumbar el castillo que construyeron en las primeras cuatro fechas y que todavía da positivas señales de que pelearán por un pasar más tranquilo en las próximas jornadas.

En la sintética, cuyo viento hace que se haga muy difícil prácticar un buen juego, el granate mandó en las acciones (precisamente cargaba a su favor),por lo que inclinó la cancha hacia el arco de Ignacio González, quien desde que se hizo el sorteo en la mitad de la cancha, sabía que tendría que estar muy atento a las arremetidas de los visitantes.

Así fue. La Serena que esperaba no salir con la cara al frente para que el local lo sorprendiera en la contra, pasó a ser dueño exclusivo de las acciones y de las aproximaciones frente al meta, aunque nunca encontró la vía para poder abrir el marcador.

Copiapó se atrincheró con sus marcadas líneas defensivas y en mediocampo, asumiendo que cuando pudiesen ir en busca del arco del serenense Hartard, lo harían con balón  dominado o a través de alguna individualidad.

Ninguna de esas les dio resultados a los dirigidos de Rubén Sánchez. Fueron sus hombres de defensa, quienes se  cansaron de rechazar y neutralizar las arrenetidas serenenses, que en un remate de Salazar que se perdió por poco, tuvo su más clara oportunidad de anotar.

Tampoco fue mucho, aunque el tratamiento del balón ya es una virtud en sus jugadores de Musrri, por el buen desplazamiento y cariño por el espectáculo, aunque tampoco alcanzaron la solidez que el momento ameritaba.

En la segunda etapa, como era de esperar, los roles se inviertieron. El meta González pasó a mirar como su colega en el arco papayero se alzaba como figura ante los remates de Orlando, Piñones y Pavez, que sacaron sus frenos y miedos, volcando la cancha.

Hartard no tenía respiro, tampoco la zaga, que se equivocó poco, aunque no la pasaba bien.

El dominio que ya mostraba Copiapó,  encontró frutos con el gol a los 53 minutos,  a través de un testazo de Vásquez, quien se encontraba sin marca.

Parecía que a La Caldera llegaba la justicia. La expansión de los locales hizo desaparecer a los granates que estaban sometidos, perdían rápidamente el balón viendo como el local se encargaba de moverla.

Sin embargo, la alegría de los dueños de casa, se extendió apenas unos segundos.La Serena en una rápida contra encontró el gol del empate en su máximo goleador Lucas Campana quien anotó la paridad cuatro minutos después, dejando helados a los pocos parciales del local.

Lo que vino después no tuvo mucho para la estadística, salvó un tapadón de Hartard a Piñones y luego, cuando el mismo meta enmendó un error al dejar botar el balón y  alcanzó la pelota cuando estaba a punto de cruzar la línea de sentencia. Fue lo más polémico, pero los jueces dijeron que el balón no ingresó.

Imagen Principal: 
[node-title]

Fuente: diarioeldia.cl