“Los jóvenes deben estudiar en función de sus méritos y no de sus recursos económicos”

 
El ingeniero civil indica que la gratuidad de la educación superior es importante pero están en desacuerdo con los parámetros que el Gobierno está implementando para las Ues privadas.

Con una vasta experiencia en el sector público como en el privado el Ingeniero Civil Santiago González Larraín, durante su estadía por la capital regional conversó con diario el Día sobre su vínculo con la minería y los diversos cargos públicos que le ha tocado asumir a lo largo de su vida, puestos que lo han llevado estar sentado al lado del sillón presidencial durante el primer período del mandato de la presidenta Michelle Bachelet hasta hoy día como rector de la Universidad Central.

En una amena conversación, Santiago González comentó haber sido Gerente General de la Empresa Metropolitana de Obras Sanitarias, fue Gerente General de Polla Chilena de Beneficencia durante largos años para luego asumir como director de una empresa nacional de minería y tomar la presidencia de Codelco, Enap y Enami. Posteriormente asumió como Ministro de Minería entre los años 2008 y 2010. 

Después de cinco años de haber llegado a la casa de estudios y de 4 semanas de haber asumido el cargo de rector, la autoridad visitó la Región de Coquimbo con el objetivo de impulsar los proyectos académicos que están ofreciendo a toda la comunidad de la zona norte del país. Entre sus planes formaron el Programa de Desarrollo Minero para avocarse en los estudios de posgrados, diplomados e investigación, también establecieron la Escuela de Minería y Recursos Naturales que les permitió fundar las carreras de Ingeniería Civil de Minas y Geología.

-¿Cuáles son los desafíos que se coloca como rector?
“Primero tengo una gran satisfacción por poder desempeñar este cargo de rector. Nosotros estábamos trabajando en el área de desarrollo institucional del Plan Estratégico de la universidad para los próximos cinco años (2016-2020), así que es una doble satisfacción de poder coordinar y dirigir el trabajo futuro de implementación de este plan y que es tan importante para el desarrollo de nuestra institución. Esta casa de estudio es de mucha tradición, tenemos más de 30 años poseemos una gran responsabilidad con nuestros estudiantes y por lo tanto, estoy muy contento de poder aportar desde la rectoría y ahora en la conducción del desarrollo de la Universidad Central”.
-Como universidad privada ustedes son partícipe de la Nueva Reforma Educacional y la Gratuidad, ¿cómo responden a ello?
“El tema de la Reforma en la educación superior es uno de los grandes proyectos que tiene el Gobierno y que nosotros compartimos porque el tema de la gratuidad en la educación superior es una deuda que tenemos con los estudiantes y creemos que la educación es el principal motor de la movilidad en los jóvenes de escasos recursos. La reforma en la educación superior tiene distintas aristas que deben ser abordadas, una de ellas es cómo vamos a garantizar la calidad de la educación y cómo vamos hacer que nuestros jóvenes cuando ingresen a la universidad tengan el respaldo que la educación que van a recibir les va a permitir ejercer una profesión. Otra arista es la institucionalidad, cómo vamos a controlar el sistema de educación en Chile y garantizar que se cumplan con los organismos que se piensan instalar para llevar adelante el proceso de implementación de la reforma. Finalmente, estamos de acuerdo que la educación superior tiene que ser gratuita y es muy bueno para los jóvenes tener la posibilidad de estudiar en función de sus méritos y no de sus recursos económicos que implique una carga financiera que deban abordar cuando se reciban”.

-Pero, también están en desacuerdo con ciertos puntos de la Reforma, ¿cuáles son y por qué?
“El Gobierno ha anunciado adelantar la Reforma Educacional, que incluye la gratuidad, para el año 2016 y ahí nosotros estamos en desacuerdo en los parámetros que se están implementando para incorporar las universidades privadas a la gratuidad porque las consideramos discriminatorias. De los tres criterios, nosotros cumplimos plenamente con dos, no tenemos ningún grupo económico vinculado a nuestra universidad ni ninguna actividad comercial fuera de lo que realmente hacemos que es educar a los jóvenes y además no tenemos fines de lucro, que es lo más importante. El otro aspecto que ha manifestado el Gobierno es que todos los estamentos tengan que tener algún grado de participación en la gestión de la universidad y nosotros tampoco tenemos mayores problemas con eso, porque los estudiantes y los funcionarios siempre participan, pero donde no estamos de acuerdo es en la acreditación que se puso un piso de 4 años y nosotros como casa de estudio tenemos 3 años pero consideramos que es muy injusto y discriminatorio poner el énfasis de la calidad en los años de acreditación”. 

-Entonces, ¿cómo se deberían incluir a las Ues privadas a la Reforma?
“Se ha hecho un grave error desde el punto de vista de querer establecer la calidad de la institución por la acreditación institucional y si a eso le sumamos que algunas Ues del Cruch que sí van acceder a la gratuidad no cumple con el requisito de los 3 años es doblemente injusto, por lo tanto, nosotros creemos que la gratuidad debería darse a todos los estudiantes del Cruch y de las Ues privadas con el sólo criterio de que estén acreditadas y eso es sufiente para acceder a la gratuidad”. 

Imagen Principal: 
[node-title]

Fuente: diarioeldia.cl