Trabajan en un mural en el sector de Las Compañías

 
La iniciativa es financiada por el Fondo de Cultura del Gobierno Regional, involucrando a 15 vecinos.

En enero próximo, una amplia muralla vacía en una plazuela del sector Las Compañías, comuna de La Serena, se convertirá en un orgullo para los residentes de la población Las Riberas de Elqui, al acoger una obra artística confeccionada por sus propias manos. Una meta para la cual han partido de cero, pues ninguno de sus autores había participado jamás en una iniciativa así.

Se trata de un proyecto cultural llamado “Creación comunitaria de un mural de mosaico en Las Compañías”, desarrollado con financiamiento del Fondo Regional de Cultura, que entrega el Consejo Regional de Coquimbo.

El proyecto pertenece a la Junta de Vecinos Las Riberas de Elqui. Consiste en la creación de un mural en técnica de mosaico, con una extensión de 10 metros cuadrados, en un muro al costado de una plazuela en calle La Conquista, una de las dos únicas áreas de esparcimiento con que cuenta el barrio. La obra de arte se integrará a este espacio verde y se apreciará claramente desde la vía pública. Su diseño buscará interpretar una historia o leyenda de la zona.

El proyecto comenzó con la realización de un taller de capacitación en técnica de mosaico, iniciado el 24 de octubre, en el cual participan 15 vecinos, en su mayoría adultos mayores. Ninguno de ellos había realizado nunca un trabajo de este tipo.

La presidenta de la Junta de Vecinos, María Abett-Latorre, asegura que se están cumpliendo los objetivos del proyecto, “se ve el entusiasmo, la gente ha cumplido, les gusta, muchos van súper avanzados, no hallan la hora de empezar el mural”. Además, destaca que “la idea es intervenir el espacio, cosa que no se dañe, y qué mejor con un mural hecho por este mismo curso. Ahora, la idea es buscar algún mito o leyenda, que a lo mejor la gente más antigua de acá sabe”.

El proyecto permite que los vecinos utilicen de modo provechoso su tiempo libre, mediante la práctica de una técnica artística, y que a través de ese aprendizaje contribuyan al espacio urbano de su propio barrio. Para ello, el curso aporta tanto la guía de un profesor experto como todos los insumos y herramientas que se precisan para este trabajo.

Así lo atestigua Elena Zumarán, una de las participantes en el taller: “Me ha encantado mucho, porque me ayuda a distraerme, a usar la creatividad y a ocupar el tiempo y hacer cosas bonitas. Es una buena forma para ayudar a las personas, porque nosotros no tenemos recursos para hacer todas estas cosas; entonces, es una buena oportunidad para las dueñas de casa, nos ayuda mucho a salir un poco de la rutina de la casa. Para mí es un taller fantástico”.

Imagen Principal: 
[node-title]

Fuente: diarioeldia.cl