Alcaldes critican lentitud en catastro de viviendas dañadas

 
Los ediles de Monte Patria, Combarbalá y Canela señalan que el cruce de información de las fichas ha dificultado la entrega de las casas de emergencias

A un mes y medio del terremoto, tres alcaldes señalan que aún no existiría un catastro oficial de las viviendas dañadas por el terremoto, situación que ha dificultado la entrega de las casas de emergencias.

Pedro Castillo, edil de Combarbalá, explica que la mayor dificultad radica en el cruce de información, ya que los datos que está entregando la Onemi no coincidirían con las fichas que ha rellenado el Serviu. “Tengo 96 viviendas catalogadas como inhabitables por Serviu, pero 114 por onemi y al realizar el cruce sólo coinciden 24”. 

El edil señala que esta situación se debe resolver a la brevedad, porque estaría dejando sin beneficio a 276 familias afectadas, según ellos (municipio) serían 300 las familias afectadas.

“Esta dificultad se debe a la falta de información en la ficha dos del Serviu o a la falta antecedentes en la fibe (ficha básica de emergencia). Hemos hecho ver, a las autoridades, esta dificultad para poder agilizar el trámite, porque son los vecinos los que siguen viendo en casas dañadas”, sostuvo el edil de Combarbalá.

Una situación similar está ocurriendo en Monte Patria, donde el alcalde Juan Carlos Castillo ha tomado la decisión de comenzar a entregar viviendas de emergencias a quien considere que la necesita, porque de las setenta que le entregaron en esta primera etapa sólo ha podido instalar cuarenta por falta de datos.

“La falla está en que nos crearon dos encuestas que han sido fatales para nosotros, porque es imposible que la apreciación de una asistente social pueda ser tanto o más exacta que la de un ingeniero de Serviu. Entonces, si no me consensuan las dos fichas no puedo entregar casas”, señaló.

El edil señaló que todos estos inconvenientes lo instaron a enviar a un grupo de profesionales de la dirección de obras del municipio a realizar las órdenes de demolición. “Estamos instalando las viviendas estén o no estén las fichas, porque no es posible que las personas que están sufriendo tengan que estar pagando el costo de un error administrativo. Muchos de ellos siguen viviendo en casas dañadas”.

El alcalde Bernardo Leyton, reconoce que la situación no sería distinta en Canela. Es más. Señala aún faltarían viviendas dañadas por catastrar lo que ha implicado que muchas familias sigan viviendo en carpas.  “No sabemos nada de cuántas son las fichas que ha realizado el Serviu. El cruce de la información nos ha dificultado, porque una vez que llega la información debemos ir a terreno a verificar la situación y generar la orden de demolición para que la subsecretaria de Desarrollo Regional nos entregue los recursos para demoler. Pero mientras sigamos teniendo inconvenientes no podemos solicitar los recursos y por ende no podemos demoler”.

Fuente: diarioeldia.cl