Guanaqueros pide aclarar la desaparición de“El Suizo” tras hallazgo de osamentas

 
La Policía de Investigaciones maneja como hipótesis el caso de Fritz Willy Lindenmann, a quien se le perdió rastro en el balneario de Coquimbo el año 2002.

Diversas reacciones causó en los habitantes de Guanaqueros la posibilidad de que las osamentas humanas halladas por un mariscador en la localidad puedan pertenecer a “El Suizo”, Fritz Willy Lindenmann (77), quien desapareció el año 2002 sin dejar rastros y tras vivir por más de 30 años en este sector costero de la comuna de Coquimbo. Algunos afirman que los restos óseos pertenecen a él, mientras que, otros aseguran que es mejor guardar su legado ante la incertidumbre existente hace 13 años. Sin embargo, concuerdan en que el caso se debe aclarar.
Diario El Día quiso conocer de cerca las opiniones de los guanaquerinos y concurrió al lugar, donde se pudo reconstruir en parte la vida de este hombre que muchos ven como un benefactor y pionero dirigente social que encabezó el desarrollo del balneario.
Si bien los bienes de Fritz Lindenmann fueron rematados en enero del 2012 por la Dirección General del Crédito Prendario (DICREP) de La Serena, bajo la figura de “herencia vacante”, la abandonada vivienda de “El Suizo” situada a un costado del recinto donde instaló su reconocido local de entretenciones y frente al centro gastronómico que llevan su apodo, aun grafica como el paso del tiempo no ha borrado su huella.

RELATOS E HIPÓTESIS DE LA COMUNIDAD. De lo último mencionado dio cuenta a diario El Día Irelba Zambra, presidenta de los empresarios gastronómicos del recinto “El Suizo”, a quienes Fritz colaboró con asesorías para el inicio de sus negocios y la concesión de un terreno del cual era propietario para la instalación. Allí mismo se conoció la opinión de la mujer nacida en Guanaqueros, respecto a la desaparición de quien consideraba su amigo, y una posible hipótesis que ella plantea.
“Yo creo que a él lo mataron y que las osamentas son sus restos. El día anterior a su desaparición estuvo junto a todos, y al siguiente desapareció sin dejar rastro. Se debe considerar que el lugar donde encontraron su camioneta y lentes de la cámara fotográfica fue en la cima de un peñasco, lo que hace todo muy raro. En ese tiempo todos los mariscadores y pescadores se metieron al mar a buscarlo y no apareció, rastreando hasta en las cuevas submarinas. A él lo ataron y lo enterraron, eso es lo más seguro y se debe aclarar si es cierto”, aseguró Irelba Zambra a diario El Día.
Respecto a las posibles causas que habría originado una acción como la descrita por Irelba, su hermana gemela Silvia Zambra, agregó que “el suizo siempre destacó por llevarse bien con la comunidad y en especial con los niños. Allí surgieron diversos dichos y acusaciones de abusos, pero finalmente nada de eso fue verdadero. No obstante, habría levantado cierto malestar en algunas personas, lo que siembra la duda”, finalizó.
Durante el recorrido realizado por Guanaqueros, también diario El Día pudo conversar con Camila Muñoz, una de las propietarias del restorán “El Pequeño”, quien señala que la desaparición de El “Suizo” seguirá siendo un enigma, ya que es muy difícil poder identificar sus restos al no tener parientes directos con los cuales corroborar la información. No obstante, también tiene buenos recuerdos de Fritz Lindenmann, quien fue un buen amigo de su padre.
“El Suizo dejó su legado y murió con él, que se corran rumores hoy es otra cosa. Cuando desapareció hasta una adivina me dijo que sufriría mucho antes de morir, pero hoy el tema me causa cierta indiferencia. Sin embargo solo tengo buenos recuerdos de su persona, quien era un líder social que siempre estuvo colaborando. Cuando desapareció muchas personas dijeron cosas malas, pero quien sabe. Todo es un enigma”, afirmó Muñoz.
No obstante, la empresaria gastronómica también plantea otra hipótesis sobre el paradero de Fritz. “Siempre se ha dicho que lo vieron en Bariloche o en Santiago, y en definitivas si así fuera ya tendría una avanzada edad o estaría fallecido e identificado, pero esto aún no se conoce tampoco”, concluyó Camila, en diálogo con diario El Día.
SOLICITUD DE LOS GUANAQUERINOS. Los terrenos en los que se ubica la vivienda abandonada y las dependencias donde tenía el centro de entretenciones Fritz Lindenmann, hoy están bajo la tutela de Bienes Nacionales. Ante ello, la incertidumbre sobre el futuro de estos se instaló en la comunidad de Guanaqueros, quienes creen correcto reparar parte de las estructuras, principalmente su domicilio, donde se encuentra la reconocida torre que edificó en el lugar “El Suizo”, y bajo la cual instaló un pozo para dar agua dulce a la comunidad hace décadas atrás.
“El legado de “El Suizo” se debe respetar y eso deben considerarlo las autoridades. Su domicilio guarda muchos recuerdos, pero lamentablemente los saqueos han afectado el lugar. Incluso la torre que alberga el pozo donde obteníamos agua todos los habitantes hace años, sufrió daños y se debe rescatar. Esto es parte de la historia de nuestra localidad”, consignó la empresaria gastronómica, Irelba Zambra.
La Policía de Investigaciones y el Servicio Médico Legal podrán clarificar si las osamentas halladas pertenecen o no a “El Suizo”. Mientras, el enigma sigue en pie. 

OSSAMENTAS ENCONTRADAS

••• Si bien la Policía de Investigaciones maneja como una hipótesis que los restos óseos hallados en el sector de Guanaquerillos pertenecen a “El Suizo”, existen otras personas desaparecidas en la zona y a las que podrían corresponder.
Esto fue afirmado desde la Capitanía Puerto de Tongoy, al indicar que al menos tres personas podrían ser consideradas para identificar la procedencia de las osamentas humanas encontradas, entre ellos, un pescador que se extravió al salir a la Jibia y otros dos casos de presuntas desgracias existentes.   

Imagen Principal: 
[node-title]

Fuente: diarioeldia.cl