La región se levanta de los grandes daños patrimoniales

 
El anuncio de un fondo exclusivo de 600 millones de pesos, destinado para los espacios culturales de la región, vino a alivianar la compleja situación

El ámbito de la cultura y las artes también se vio seriamente afectado por el terremoto y tsunami, que el pasado 16 de septiembre asoló a la Región de Coquimbo. Galerías de arte, bibliotecas y espacios para la difusión de los creadores sufrieron pérdidas invaluables, aunque ya están luchando para salir adelante.

En el Barrio Inglés de Coquimbo, las olas arrasaron con importantes espacios para la difusión de los talentos regionales. Como por ejemplo la Galería Chile Arte, en la plaza Vicuña Mackenna, donde su directora, Alejandra Araya, cuenta que en cosa de segundos se borró toda una labor de una década.

“El tsunami destrozó las puertas de la galería. Y de paso destruyó todo el patrimonio que había en su interior, después de 10 años de trabajo, con obras de los artistas regionales, junto con una de las bibliotecas más importantes especializadas en arte en la región. También una tienda con artesanía y creaciones de los exponentes locales”, contó Alejandra Araya.

“También se vio afectado el Espacio Lourdes, que es la Hacienda Lourdes ubicada al interior de Ovalle, un lugar histórico, de mucha relevancia dentro de la identidad local de ese sector, donde se inició todo el trabajo de las cooperativas agrícolas, campesinas, de la reforma agraria. Posteriormente seguimos trabajando en el tema cultural”, explicó.

El ministro de Cultura, Ernesto Ottone, vio en terreno éste y otras pérdidas importantes en el Barrio Inglés, como por ejemplo la biblioteca de la Casa de la Cultura de Coquimbo.

“Allí el daño es muy grande. Claramente, ahí somos de la idea de que hay que buscar un espacio nuevo. Tan definitivo como eso”, indicó la autoridad nacional. De todas maneras, todos valoraron el anuncio de un fondo exclusivo de 600 millones de pesos, que será destinado para que los espacios culturales de toda la región puedan reabrirse.

Hace algunos días, el director de la Dirección de Bibliotecas Archivos y Museos (DIBAM), Ángel Cabeza, se reunió con el intendente Claudio Ibáñez, para evaluar en terreno la magnitud de los daños en estas instituciones, con el fin de adoptar medidas y cursos de acción que permitan resolver los daños en el corto y mediano plazo. La Biblioteca Pública de Coquimbo es la que resultó más dañada. Sin embargo, de acuerdo a un informe de la Dibam, las bibliotecas y museos soportaron de buena manera la catástrofe. En general, sus funcionarios y colecciones se encuentran en buen estado.

Imagen Principal: 
[node-title]

Fuente: diarioeldia.cl